Bolsamania

¿Qué fue del gran señalado por el fracaso de la segunda trilogía de “Star Wars”?

36

No vamos a ocultar que a nosotros nos pones a dos tipos dándose leña con sables láser y ya somos felices, pero la verdad es que la segunda trilogía se Star Wars no había por donde cogerla…

Varias décadas después de firmar tres de las películas más grandes de la historia del cine, George Lucas decidía volver a surcar las galaxias con una nueva trilogía que funcionaría como precuela de las películas originales. Las expectativas estaban disparadas alrededor de un proyecto que se convertía en una enorme decepción para millones de fans alrededor de todo el mundo. Hoy echamos la vista atrás y lo cierto es que “La venganza de los Sith” o algún momento de “El ataque de los clones” no estaban tan mal, pero la verdad es que fueron demasiadas las cosas que no funcionaron.

De entre todos los despropósitos de la trilogía, varios fueron los que acapararon las miradas más severas. George Lucas se llevaba gran parte de los comentarios negativos, pero al padre de la criatura se le perdonaba todo. Jar-Jar Binks era otro de los señalados, pero no dejaba de ser una criatura digital. Repelente, pero digital. El que no tuvo tanta suerte fue un Hayden Christensen al que se culparía de tal desastre.

La empresa de dar vida a Anakin Skywalker no era sencilla. El chico que se tendría que convertir en el mayor villano de la historia del cine tenía un difícil reto por delante para el que no estaba preparado. Como no podía ser de otro modo, su interpretación “enfadicada” despertaba las iras de unos fans que no le perdonarían nunca.

A pesar de todo, los grandes estudios se empeñaron en relanzar la carrera del chico con películas como “El precio de la verdad”, “Despierto”, “Aprendiz de caballero” o “Jumper”. Ninguna de ellas lograba un destacable éxito. Christensen era incapaz de quitarse de encima la responsabilidad de haber estropeado la nueva trilogía de “Star Wars”. Desde entonces, pequeños papeles y el olvido.

Ahora Hayden Christensen ya no es un niño. A sus 38 años, el actor está empeñado en volver a lo más alto. Pese a sus intentos por ganarse el respeto del público, papeles como el de la independiente “American Heist” no consiguen cambiar la tendencia. Su papel junto a Nicolas Cage en la infame “Desterrado” tampoco parecía la mejor idea. Parece que convertirse en el Marco Polo de Rob Cohen es la última bala de un actor que siempre será señalado como el hombre que debía traer la luz a la saga “Star Wars”, pero que la hundió en la oscuridad.

2 comentarios