Bolsamania

“Predestination” o el pepinazo de ciencia-ficción en el que nadie reparó

Un agente especial (Ethan Hawke) de un departamento secreto del gobierno, una agencia creada en los años 80 que permite realizar viajes en el tiempo, tendrá que realizar una compleja serie de “saltos” hacia atrás en el tiempo con el fin de detener al conocido como “el terrorista fallido” (The Fizzle Bomber), un individuo que está poniendo bombas por todo el país con miles de víctimas. En uno de sus viajes a los 70, el agente, que trabaja encubierto como camarero de un bar, conoce a un hombre que le narra una historia extraordinaria…

En el año 2014, los hermanos Spiering presentaban este argumento para Predestination. Los directores nos acercaban de nuevo a un filme de ciencia-ficción tras la entretenida Daybreakers. Sin embargo, el salto cualitativo era brutal. De hecho, cualquiera habría imaginado que los fans del género la abrazarían como nueva cinta de culto, pero nada más lejos de la realidad. Esta maravilla de la ciencia ficción y los viajes en el tiempo no logró la repercusión que un producto de tal calidad merecía. Ethan Hawke se sale en una historia que encaja con maestría todas las piezas de un sensacional puzzle plagado de paradojas y de saltos temporales.

Desgraciadamente, el tiempo no ha hecho que la cinta vaya revalorizándose. Predestination ha ido quedando oculta tras capas de meses y meses. Una auténtica pena, ya que el manejo de los viajes en el tiempo pocas veces había sido tan audaz. Una película sutil y retadora que hoy reivindicamos con vehemencia.

3 comentarios