Películas de miedo: “The Collector” (2009)

El terror es un género infravalorado dentro del cine, pero es que también se ha grabado cada piedra con el propósito de asustarnos que es normal que no nos lo podamos tomar en serio. Hay películas memorables como “Psicosis“, otras que pasan sin pena ni gloria y otras que duelen por lo malas que son. Pues bien: aquí todas van a tener un hueco para ser descuartizadas, abiertas en canal y sus entrañas expuestas. Si eres un amante del género, pásate de vez en cuando y tal vez descubras algo nuevo. Si no te gusta este tipo de películas, quién sabe, quizás encuentres una que se ajuste más a tus expectativas y que te animes a verla. Este rincón es para cualquiera que desee explorar las facetas del miedo en el cine.

Recuerda que está sección está sembrada de SPOILERS.

Hoy…

the-collector-1

Crítica de “The Collector” (2009)

  • Director: Marcus Dunstan
  • Guionista: Marcus Dunstan, Patrick Melton
  • Origen: Estados Unidos
  • Actores: Josh Stewart, Michael Reilly Burke, Andrea Roth, Juan Fernández, Karley Scott Collins
  • Duración: 88 minutos
  • Subgéneros: Asesinos en serie, tarados mentales, gore, home invasion

Si “The Collector” tiene un punto que recuerda a “Saw” es porque Marcus Dunstan ha estado con el screenplay de la cuarta, quinta y sexta y con el guión de la séptima y, por ahora, última entrega de la saga. También es el guionista de “Pirañas 3DD” y “Atrapados”. Estos apuntes son suficientes para decir que a Marcus Dunstan le gusta el gore y tiene unas ideas muy, pero que muy rebuscadas para hacer sufrir a sus personajes.

Josh Stewart es el desgraciado protagonista de esta película de miedo. Interpreta a Arkin, un ladrón de buen corazón que trata de ganarse la vida honradamente. Sin embargo, el dinero obtenido de esta manera no es suficiente para pagar una deuda, así que decide embarcarse una misión bastante sencilla en una de las casas donde estuvo haciendo unas reparaciones. Arkin es un cerrajero especialista en reventar cualquier caja fuerte.

El problema es que en la casa donde se mete ya hay alguien que se le ha adelantado, aunque lo que ese alguien quiere robar no son las joyas o el dinero de la familia, sino a las personas: es “The Collector”. Sin embargo, sus métodos son retorcidos, crueles y muy sangrientos. Los pone a prueba a base de las torturas más dolorosas y las trampas más complejas de eludir. Así es sencillo elegir al mejor espécimen, pues no muchos van a ser los que sobrevivan a la caza.

Las trampas de “The Collector”

Las trampas son las que llevan todo el peso de la película, pues la historia apenas se desarrolla. Sabemos que el tío caza personas para añadirlas a una colección y que suele usar una de ellas como cebo (¿cebo? ¿cebo de qué, si no te da opción alguna?). Esto hace que se convierta en una película de espectáculo, pero también trae su lado positivo y es que no deja ni un segundo al aburrimiento -si, obviamente, te gusta esta clase de cine-. Nosotros estamos de parte de Arkin, que ha entrado en esa casa y no tiene manera de salir ileso.

La primera trampa que nos encontramos es, tal vez, la más angustiosa. ¿Quién examina un teléfono antes de colocárselo en la oreja para marcar? ¡Nadie! Ahí Marcus Dunstan tiene un punto muy grande, pues con un simple alfiler entrando a toda velocidad en el conducto auditivo es capaz de sacar los “sssssh” más agudos. Sabemos que hubiéramos caído de lleno en el truco del coleccionista y habríamos pinchado… ¡literalmente!

Trampa del teléfono

the-collector-trampa-telefono

Sí, así es… Pero esto no es más que el principio del sufrimiento de Arkin. Si no puede llamar a la policía y ya ha visto que “The Collector” va completamente en serio, ¿qué puede hacer? Tendrá que intentar salir de la casa, pero…

mano-arkin-the-collector

…el tipo lo tiene todo pensado para que sea imposible abandonar su coto de caza. En las ventanas ha instalado tablones difíciles de quitar y, encima, ha añadido unas cuchillas por si, como Arkin, intentas sacar la mano al exterior.

A partir de este momento, la película se convierte en una auténtica pesadilla: si no es suficiente la tensión natural que provoca el juego del pilla-pilla, solo hay que sumar las más rocambolescas maneras de hacer daño. Ahora bien, tantas trampas plantean dudas inevitables:

¿Cómo hace “The Collector” para repartirlas en pocas horas por la casa? Muchas de las trampas -la mayoría- requieren paciencia, diligencia y, por supuesto, precisión. No se instalan en cinco minutos y menos aún cuando se diseminan por toda la casa. Aquí van algunas de las más memorables:

crítica-the-collector

The Collector llena la habitación de una sustancia ácida que disuelve lo que toca. Arkin consigue salvarse, pero el gato no tiene tan buena suerte.

The-Collector-Crítica

The Collector ha colgado una multitud de anzuelos para pescar algo. Y vaya si lo consigue. Otra herida más para Arkin.

the_collector05

Arkin salvándose de una buena. The Collector tuvo que estar hora para preparar todos esos cables.

The Collector como torturador

Pero si con poner esas trampas -y aún hay más que no he destripado para dejar algo de misterio al espectador que aún no se la haya tragado- creemos que se queda satisfecho, ¡nada más lejos de la realidad! Es un sádico sin ninguna clase de remordimientos y, lo que es peor, sin motivación. Ataca, mutila, corta porque sí.

Así cosía, así, así... The collector sabe cómo remendar bocas, así que más te vale no gritar demasiado.

Así cosía, así, así… The collector sabe cómo remendar bocas, así que más te vale no gritar demasiado.

collector2

Ésta es otras de las que me dejó tocado. Previamente le abre un tajo al desafortunado y luego le acerca un tarro lleno de insectos. Con el mechero, les da calor, así los bichos intentan salir y para eso arañan la herida o la muerden. Son unos bichos muy grandes. ¡Lo que se le ocurre a éste!

En definitiva, “The Collector” nos deja trampas para todas las familias y torturas para aquel al que cace. La fotografía es oscura, lo que en algunos casos resulta un alivio porque se ahorra detalles. Para los amantes del gore y de la sangre considero que es suficiente, aunque no tiene tanta casquería como otras similares. Hay pocos detalles destacables y uno de ellos es la actuación de Josh Stewart. Se porta muy bien como Arkin. El otro es el que ya he mencionado y es que a causa de la cruenta imaginación de los guionistas, hay poco espacio para la reflexión, soliloquios o segundos de tranquilidad. Todo ocurre muy rápido.

Ideal para ver con amigos.

Nivel de miedo: 4. Da miedo que alguien se cuele en casa, pero está claro que no nos va a tocar a un coleccionista tan retorcido.

 

4 Comments

  1. Antonio Cuello Masai agosto 23, 2013
  2. Larry Smith agosto 23, 2013
  3. Fabian Leonardo Leguizamon Ulloa marzo 7, 2014
  4. laen kinnisvara tagatisel diciembre 16, 2015