Bolsamania

Ópera Prima: “Following” de Christopher Nolan

following2

Nolan se ha convertido en una de las figuras del cine actual. Su obra maestra Memento le colocó en primera línea de los mejores directores jóvenes. A esta cinta protagonizada por Guy Pearce hay que sumar su infravalorada El truco final y la sobrevalorada Origen. Pero el británico es especialmente reconocido por su trilogía de Batman en la que inoculó madurez al cine de superhéroes (especialmente en la celebrada segunda parte).

¿Cómo se inició Nolan en el mundo del cine? Tras un corto en 1997 abordó su primer largometraje al año siguiente. Y lo hizo con apenas 7.000 dólares, con ayuda de familiares y amigos. El resultado fue Following, una película interesante en la que ya se atisban los elementos principales de su cine. Aunque, todo hay que decirlo, habría pasado muy desapercibida hoy en día si dos años más tarde los hermanos Nolan no hubiesen estrenado Memento.

Cuando tienes poco dinero y quieres sacar un proyecto cinematográfico adelante no te queda otra que exprimirte la cabeza para ahorrar costes perjudicando lo menos posible la calidad artística de la película. El director británico, con 38 años, optó por el blanco y negro que le venía muy bien al desarrollo de la historia. Un escritor de poca monta y sin ideas comienza a seguir a otras personas por la calle esperando que la inspiración haga acto de presencia. El protagonista busca elementos que pongan a funcionar su creatividad. La idea de seguir a otros y de mirar sin ser visto se convierte en una obsesión, hasta que se encuentra con un ladrón que le adopta como colaborador…

following

Nolan sacrificó puesta en escena y metraje y volcó todo su interés en el desarrollo narrativo. Las elipsis, los flashbacks, y los acertijos varios habituales en el director británico ya comienzan a aparecer en Following. El inicio de la cinta atrapa al espectador que desea saber más sobre ese personaje empeñado en seguir a desconocidos y no tan desconocidos. Lo que viene después es una trama sencilla que Nolan entrecorta buscando sorprender al espectador. Pero al igual que Bela Tarr en alguna de sus películas, la historia es ensombrecida por la capacidad técnica del director.

Following es una película que se disfruta más sabiendo Nolan está detrás de ella. Cinta con irregularidades, termina ganando al espectador gracias al empeño del cineasta por ofrecer algo original sin apenas presupuesto.