Bolsamania

¿Por qué todo el mundo le tiene ojeriza a Ben Affleck?

No es un tema fácil de explicar. A lo largo de los últimos años, estamos asistiendo a un linchamiento constante a Ben Affleck. Sin lugar a dudas, se trata de un actor con gancho, ya que todas sus películas suelen saldarse con éxitos de taquilla. Al mismo tiempo, el bueno de Ben se ha revelado como un director enorme y un guionista con buena mano. Estos dos últimos extremos parecen fuera de toda duda cuando de tu mano ha salido el libreto de El Indomable Will Hunting o la dirección de Argo.

Sin embargo, parece que el público se pasa la vida esperando la más mínima ocasión para sacudirle un buen par de guantazos a Ben Affleck. Defenestrado tras patinazos como Daredevil, estamos acostumbrados a ver como parece que siempre tiene que hacer muco más que otros para ganarse un aplauso. Vale que su papel como el superhéroe de Marvel no le granjeó muchos amigos y que la relación con Jennifer López se convirtió en algo vergonzoso gracias a películas como Gigli, pero no ha hecho más que redimirse desde entonces.

Fijémonos en su papel de Perdida. A las ordenes de David Fincher, el actor cuajaba un trabajo poderosísimo. El problema es que nadie levantaba la voz pidiendo lo que habría resultado una justa nominación al Oscar. Más bochornoso resultaba que la maravilla de Argo fuese considerada como la mejor película del año, pero que su director no optase a la estatuilla. Así llegábamos al anuncio de que sería el nuevo Batman. El público se cebaba con un el actor durante casi dos años. En Batman v Superman pueden no funcionar muchas cosas, pero Ben Affleck no es una de ellas. Seguramente, el intérprete sea lo mejor del film, lo que no le servía para escapar de la nominación al Razzie.

Todos estos pasajes han sido salpicados por el consiguiente ninguneo, las críticas feroces y las burlas del público. Parece ser que Ben Affleck es un tipo demasiado aficionado a las mujeres, el juego o las fiestas, pero esto no es problema para infinidad de estrellas de Hollywood con mucho menos talento y mejor reputación entre los espectadoras. Por alguna razón que desconocemos, ese perfil de chico extrovertido y natural que todos adorábamos ha pasado a molestarle a muchos. Sólo así se puede explicar que su Vivir de Noche , la última película que dirigía, resultase semejante fracaso de taquilla cuando es una cinta más que aceptable.

Es demasiada la gente empeñada en buscar cualquier excusa para cargarse a un tipo que lleva años ganándose el respeto de todos. Sus constantes problemas con el alcohol han servido para abrir fuego de nuevo. Injusto.

Un comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.