Bolsamania

Malas elecciones: 12 actores que reniegan de sus películas (Parte II)

 

8. Bill Murray por “Garfield”: Uno de los casos más curiosos de esta lista. En este caso, nuestro querido Bill solo prestaba su voz al personaje, pero acabó por sentirse ridículo con cada línea de texto que le tocaba pronunciar. El propio Bill Murray explicaba así los motivos que le llevaron a aceptar tan horrible trabajo: “Creí que el guión era de los hermanos Coen, pero resulto que simplemente el guionista de Garfield también se llamaba Joel Coen. Cuando lo descubrí ya era tarde y me limité a asumir esos diálogos cada vez peores.”

6

7. Jim Carrey por “Kick Ass 2”: Un tiroteo en la Escuela Primaria Sandy Hooky caló muy profundo en nuestro queridísimo Jim. el actor decidía reflexionar sobre la violencia en el cine, lo que le llevaría a negarse a participar en la promoción de la segunda entrega de “Kick Ass”. Sus palabras hacia el filme tampoco fueron muy amables: Hice Kick-Ass un mes antes de Sandy Hook y ahora con toda buena conciencia no puedo soportar ese nivel de violencia. Mis disculpas a los demás involucrados en la película, no me avergüenzo de ello, pero los últimos acontecimientos han provocado un cambio en mi corazón.”

7

6. Halle Berry por “Catwoman”: El célebre personaje de las viñetas de DC llegaba al cine de la mano de una Halle Berry en lo más alto de su carrera. Después de lograr el Oscar por “Monster´s Ball”, la actriz se apuntaba a un previsible taquillazo que resultó un fracaso artístico y económico. Así de “agradecida” se mostraba la actriz por la oportunidad: “En primer lugar quiero dar las gracias a Warner Brothers, gracias por meterme en una pedazo de mierda y en una película jodidamente mala. Es justo lo que necesitaba mi carrera…”

8

5. Sean Connery por “La Liga de los Hombres Extraordinarios”: La última película del grandísimo actor escocés antes de su retirada sería esta infame obra. Lamentable adaptación del genial cómic de Alan Moore, Connery guarda este recuerdo de aquellos días: “Fue una pesadilla. Esta experiencia influyó mucho al decidir retirarme, me hizo pensar acerca del negocio del espectáculo. Me cansé de tratar con idiotas y desde el primer día me di cuenta de Stephen Norrington (el director) estaba loco.”

9

(Parte I)

 

Un comentario