Lugares comunes: 40 desternillantes reglas que siempre se cumplen en el cine (Parte IV)

33

31. Las carreteras secundarias le van fatal a los coches: Si te desvías de la autovía, asume que tu coche se va a estropear.

32. Los gasolineros no tienen dientes: Deben masticar piedras, porque o hay otra explicación al hecho de que siempre les falten dientes a los gasolineros.

33. Mi casa está obviamente encantada, pero me la quedo: Invierto con todas las consecuencias. Ya puede estar evidentemente embrujada, que me quedo en el casoplón que me he comprado hasta que mate a la mitad de mi familia.

34. Huir de psicópatas escaleras arriba: Cualquiera pensaría que si un psicópata entra en tu casa, hay que salir por patas. Sin embargo, en el cine se la juegan escaleras arriba.

35. La cobertura es inversamente proporcional a la necesidad: Si una llamada de teléfono puede salvarte la vida, no vas a tener cobertura.

36. Los precipicios siempre tienen ramitas: Cuando alguien te empuja por un precipicio, todavía tienes una opción. Siempre hay una ramita a la que puedes agarrarte.

37. Los científicos víctimas de sus experimentos: Todo científico que se precie acaba siendo víctima de su propio experimento.

38. Cualquier accidente hace explotar el coche: En el cine, los coches deben funcionar con nitroglicerina. Si no, no se explica que exploten después de cualquier accidente.

39. El perrete siempre muere: Dado el golpe emocional que supone para el espectador matar a un animal, poner un perro en la historia significa que nos van a dejar K.O.

40. Los villanos malísimos matan hasta a los suyos: Que un villano intente matar a los buenos es casi hasta normal. Donde se demuestra lo malos malísimos que son es al cargarse a un subordinado.

(Parte I) (Parte II) (Parte III)

Responder