Bolsamania

Los tráilers nos están hundiendo la vida

¿Os acordáis de cuando los tráilers molaban? Efectivamente, hubo un tiempo en el que las piezas promocionales y los adelantos de las películas servían para aumentar nuestras ganas de verlas. Eso quedó atrás ya hace años. Y es que lo de ir a una sala de cine se ha convertido en un deporte de riesgo desde que alguien decidió que lo adecuado era enseñar todo el pastel en lo que debería ser solo una pequeña toma de contacto.

Diez tráilers, dos docenas de clips, vídeo promocionales de todo tipo… Seguro que todos tenéis la sensación con la mayoría de películas de que, cuando llegas al cine, ya no os vais a encontrar nada nuevo. Los tráilers se han convertido en una jugarreta. Incluso algunos fans nos han demostrado que la aberración alcanza niveles brutales, dedicando su tiempo a montar cronológicamente los tráilers para demostrarnos que se nos cuenta todo.

No terminamos de tener muy claro cuál es el objetivo de semejante práctica. Suponemos que las distribuidoras quieren que los espectadores mantengan la tensión a base de darles materiales nuevos constantemente. Sin embargo, mucho nos tememos que pronto empezarán a acusar semejante práctica, ya que la paciencia del público soberano es finita y todos nos estamos hartando de que nos revienten las películas.

Etiquetas:,