Bolsamania

Los motivos de que “El Hobbit” de Guillermo del Toro se frustrase poco antes de empezar el rodaje

Mucho tiempo llevaba hablándose del proyecto. Justo después de que la trilogía de El Señor de los Anillos llegase a su final, El Hobbit entraba en escena. No es de extrañar, ya que el viaje por la Tierra Media había sido un éxito en todos los sentidos. El plan no era otro que el de tomarse un tiempo de descanso y lanzarse con un filme basado en la sensacional obra de J.R.R. Tolkien. Nada podía salir mal.

Pasaron los años y, después de muchos rumores, Guillermo del Toro ya estaba preparado para ponerse manos a la obra con lo que debían ser, como mucho, dos películas. Peter Jackson sería el productor y era plenamente consciente de que el proyecto estaba en las mejores manos posibles. Todo estaba listo para que arrancase el rodaje, pero el proyecto se vendría abajo de la noche a la mañana.

MGM había quebrado. La noticia caía como un jarro de agua fría, ya que se hacía imposible para la compañía el asumir el proyecto. Un palo de los buenos. Así, Guillermo del Toro y su equipo se veían obligados a retirarse cuando todo estaba ya preparado. De igual modo, el público tenía que esperar varios años hasta que el propio Peter Jackson era capaz de levantarlo todo desde cero. Seguro que El Hobbit de Guillermo del Toro habría sido glorioso…