Bolsamania

Los 25 mejores finales de la historia del cine (Parte I)

No están todos los que son, pero son todos los que están. Desde Alucine queremos recoger una selección de los 25 mejores finales que ha dado la historia del cine en su más de cien años de historia. Sorprendentes, emotivos, legendarios, sobrecogedores… finales para todos los gustos con un denominador común: todos ellos están grabados a fuego en nuestras mentes y corazones.

25. La vida de David Gale: Firmada por un gran director enormemente infravalorado como es Alan Parker (“El expreso de medianoche”, “Arde Mississippi”), “La vida de David Gale” es una auténtica joya, también notablemente infravalorada. Si por dos cosas será recordada esta cinta es por su magnífica banda sonora y por un final absolutamente imposible de imaginar, cortesía de los grandísimos Kevin Spacey, Kate Winslet y Laura Linney. Alegato contra la pena de muerte que nos golpea como una maza.
1

24. Chinatown: Obra imprescindible del cine negro y esencial dentro de la filmografía de Roman Polanski, “Chinatown” nos presententa una trama al más puro estilo “noir”. Mujeres fatales, corrupción y criminales peligrosos caminan por las calles del Los Ángeles de los años 30. El detective Gittes (Jack Nicholson) se enfretará a la implacable ciudad y acabará por descubrir que el mundo es un lugar cruel y árido en un final para la historia. “Esto es Chinatown”.

2
23. Mystic River: Probablemente estemos hablando de la mejor película rodada en los últimos diez años. El maestro Clint Eastwood transforma en imágenes las palabras salidas de la pluma de Dennis Lehane. Jimmy (Sean Penn) está dispuesto a encontrar al asesino de su hija a cualquier precio. Solo el río Mystic será testigo de sus límites.

3
22. El secreto de sus ojos: La “Santísima Trinidad” de los finales de cine. Juan José Campanella plantea tres puntos argumentales en su grandísima obra: La trama principal del asesinato investigado por Benjamín Expósito (Ricardo Darín) y su entrañable amigo Pablo Sandoval (Guillermo Francella), la amistad entre ambos protagonistas y la contenida historia de amor entre Benjamín e Irene (Soledad Villamil). Sin tiempo para reaccionar, Campanella resuelve las tres tramas en un final legendario, siendo cada una de esas resoluciones más hermosa y sobrecogedora que la anterior. Clásico moderno.

4
21. Qué bello es vivir: Las calamidades de George Bailey (James Stewart) parecen no tener límites. Su pequeño banco familiar está a punto de hundirse absolutamente llevandole a la ruina. George siempre ha sido un hombre bueno y honrado, pero la Nochebuena de 1945 ha terminado con todas sus esperanzas. George se acerca a un puente con la intención de terminar con su vida, pero el mítico director Frank Capra tiene reservado un final a la altura de George.

5
20. Dos hombres y un destino: El western es el género entre géneros y la magnífica cinta de George Roy Hill nos regala docenas de secuencias paa el recuerdo. Entre todas ellas, pasará a la historia el inolvidable final. Después de dos horas de película huyendo de sus implacables perseguidores, los ladrones de bancos Butch Cassidy (Paul Newman) y Sundance Kid (Robert Redford) se encuentran absolutamente rodeados de centenares de agentes de la ley. Solo la pared de una casa les separa de una muerte segura. Desde el exterior les piden que se entreguen. Ambos se miran. Están cansados y heridos. La decisión sería fácil para cualquiera, menos para ellos.

6
19. El Graduado: La señora Robinson (Anne Bancroft) por un lado, su joven hija Elaine (Katharine Ross) por otro y en el medio de ambas el bueno de Benjamin (Dustin Hoffman). La complicada y pasional situación se torcerá cuando Elaine decide casarse con otro hombre. La boda está a punto de producirse. Benjamin no tiene tiempo. Carreras, gritos y emoción al ritmo de Simon and Garfunkel. Mítico final.

7
18. Thelma y Louise: La pareja de amigas que da nombre al título ha sentido durante varios días lo que es ser libre al son del viento que agita sus melenas mientras recorren el país en un descapotable. La realidad ha quedado atrás para ellas y no piensan volver de ningún modo. El destino es caprichoso y un desafortunado incidente pone a toda la policía federal a sus espaldas, pero Thelma y Louis están dispuestas a conservar su libertad a cualquier precio.

8
17. Match Point: Woody, Woody, Woody… ¡Pero mira que eres brillante! La primera aventura europea del director neoyorkino camina al borde de la obra maestra durante todo su metraje, para aclanzar tal estatus con un final que solo podría salir de la pluma del menudo director. Sabe que los buenos no siempre ganan, sabe que el azar juega caprichosamente en nuestras vidas, sabe de la estupidez humana y sabe del mundo como nadie. El resultado, nueve minutos sin concesiones a la galería. Para quitarse el sombrero.

9
16. El Crepúsculo de los dioses: Cuando se habla del maestro Billy Wilder es arriesgado referirse a una obra cumbre en su carrera. “El apartamento”, “Días sin huella”, “Perdición”… todas ellas magníficas cintas, pero el homenaje al cine que supone “El crepúsculo de los dioses” no tiene comparación. Pese a que en el primer plano se nos muestra el final de la película, esa estrella de cine acabada que es Norma Desmond (Gloria Swanson) encontrará su último minuto de gloria con una bajada de escaleras convertida hoy en leyenda del cine.

10

 

6 comentarios

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.