Bolsamania

Lo de Al Pacino es una resurrección en toda regla

Se había convertido en una de esas leyendas empeñadas en desvirtuar su carrera. Al Pacino es uno de los mejores actores de la historia y una de nuestras grandes debilidades interpretativas. Sin embargo, lo que ha hecho en los últimos años es para matarlo. No pedimos grandes papeles y jamás censuraríamos la apuesta por productos de entretenimiento. Lo que realmente nos ponía los pelos de punta era contemplar como algunos de los más grandes intérpretes del cine llevaba más de una década sin hacer un buen papel.

Al aquí firmante se le erizan los pelos del brazo solo con pensar en el que probablemente sea su actor favorito. Alfredo James Pacino es una de las mejores cosas que le ha pasado al mundo del cine en sus más de cien años de historia. La espalda sobre la que descansa el peso de la trilogía de El Padrino, el protagonista de Scarface o el ciego que bailaba tango en Esencia de Mujer es demasiado grande para destruir el recuerdo de su leyenda, pese a los poderosos esfuerzos que ponía en ello. Casi habíamos perdido la fe.

Realmente resultaba duro pensar que El Dilema (Michael Mann, 1999) era lo último rescatable de un actor que parecía moverse ya con el único objetivo de hacer engordar su cuenta bancaria. Sin embargo, ya podemos decir que el viejo Al Pacino ha vuelto.

Una pequeña y dulce aparición en la Érase una vez en… Hollywood de Quentin Tarantino servía como preámbulo de lo que se venía: El Irlandés y Hunters. La película de Martin Scorsese es una obra maestra y la serie de Amazon, una auténtica joya. Esperemos que sea solo el principio de una nueva etapa dorada en la carrera de un Al Pacino al que siempre adoraremos.

2 comentarios