Lindsay Lohan o la estrella que se quedó en nada

En cualquier lista de despropósitos, siempre hay un hueco para Lindsay Lohan. La actriz parecía nacida para el estrellato, pero desaparecía progresivamente de la gran pantalla. De hecho, a una edad a la que debía estar enlazando un éxito tras otro, la actriz ya estaba arruinada. Es lo que tiene cuando tus gastos siguen siendo los mismos cuando trabajas que cuando no. Esto la llevaría a que hacienda congelase sus cuentas de forma indefinida. Solo un préstamo de 100.000 dólares de su amigo Charlie Sheen salvó a la actriz del desastre.

Con solo once años, la gracia de la pecosa Lindsay hizo que Disney apostase por ella a lo grande. Juego de Gemelas, Una Auténtica Muñeca, Ponte en mi lugar,… El desparpajo de la joven no tenía límites. La compañía del ratón tenía claro que había dado con un diamante en bruto, pero todo se torcería con el paso de los años y las infinitas adicciones insanas de Lohan. La polémica y el escándalo iban enredándose en su ropa hasta terminar por hundirla.

Ahora, Lindsay Lohan no es más que un triste recuerdo de lo que fue. Ninguno de sus escasos planes de futuro apuntan a un posible regreso. Cintas irrelevantes y de Serie B son lo único que parece poder pagar las facturas de una mujer que, por su mala cabeza, termino hundiendo una carrera que prometía muchísimo. Una pena…

2 Comments

  1. Anónimo octubre 1, 2019
  2. anonima enero 6, 2021

Responder