Bolsamania

¿Por qué “Leyendas de Pasión” no es recordada como una de las grandes obras de los 90?

William Ludlow (Anthony Hopkins), un coronel abandonado por su mujer, ha criado a sus tres hijos en su gran rancho de Montana, en las colinas de las Montañas Rocosas. La Primera Guerra Mundial (1914-1918) y una bella mujer cambiarán el destino de todos ellos para siempre. Sus hijos son el indómito Tristan (Brad Pitt), el sensato Alfred (Aidan Quinn) y Samuel (Henry Thomas), el menor, que acaba de traer al rancho a su bella prometida Susannah (Julia Ormond).

Un amplio periodo histórico, familia, amores, traiciones, guerras, terratenientes… Cualquiera que haya visto Leyendas de pasión sabe de lo que hablamos. El sensacional filme de Edwad Zwick recuperaba el melodrama más clásico, pero con su puesta en escena marca de la casa. Mucho había del Hollywood de los años 40 y 50 en la novela de Jim Harrison adaptada para la ocasión. Y puede que ese fuese el lastre de un filme brillante, pero cuyo título tiraba para atrás (“Legends of the Fall” también tiraba para atrás en su versión original).

No se explican muy bien las razones, pero lo cierto es que la película fue recibida con notable severidad allá por 1994. Puede que no fuese el tipo de filme que se esperaba en plena década de los 90 y tras los encantadores años 80, pero el tiempo está colocándola en su sitio. Lo que muchos quisieron vender como una horterada en su día, va aumentando en defensores. Y es que, además de llegarnos al alma, Brad Pitt, Anthony Hopkins y Julia Ormond estaban gloriosos. Una de las grandes cintas de los 90 que, tarde o temprano, recibirá el reconocimiento merecido.

2 comentarios