Bolsamania

Las razones por las que la baja audiencia de “The Walking Dead” no preocupa a la AMC

Esta en horas bajas. Pese a su genial salto de calidad, The Walking Dead sigue cayendo a lo bestia en audiencias. La falta de innovación en la serie y la monotonía provocaban que más de la mitad de la audiencia abandonase la serie en el arco argumental de la guerra contra los Salvadores. La capacidad de sorpresa desaparecía, a lo que se unía el adiós de Andrew Lincoln, nuestro queridísimo Rick.

Visto todo ello, cualquiera pensaría que la serie iba camino de la cancelación, pero nada más lejos de la realidad. The Walking Dead sigue siendo enormemente rentable, hasta el punto de que la cantidad de espectadores que vean los nuevos capítulos de estreno en Estados Unidos importan poco.

La masa de seguidores de la serie a nivel mundial es brutal. Tanto en plataformas de streaming como vía online, The Walking Dead sigue contando con legiones de fans. Esto se traduce en que las ventas en merchandising resulten de una cuantía asombrosa, así como los ingresos en ventas de DVD y Blu Ray.

Otro detalle fundamental es que, a pesar de lo que pudiera parecer, The Walking Dead no es una serie de producción costosa. Mientras  que, por ejemplo, The Big Bang Theory se gasta más 6 millones de dólares en salarios por cada capítulo, la ficción zombi tiene una masa salarial de lo más reducida. Solo Rick y Daryl llegan al medio millón por episodio. Sin Rick, la masa salarial ya queda reducida a algo anecdótico. Además, no todos los personajes aparecen en cada capítulo y los sets están bastante configurados como para no tener que invertir ninguna locura en producción.

Por todo esto se nos hace mucho más fácil entender que la AMC siga renovando la serie una temporada tras otra a pesar de las brutales caídas en audiencia. Hay The Walking Dead para rato.

3 comentarios