Las 8 películas más sádicas del cine (Parte I)

1

Sadismo: “Crueldad refinada, con placer de quien la ejecuta”. Efectivamente, hoy hablamos de sadismo. Muchos de nosotros tenemos cierta tendencia a disfrutar con momentos cinematográficos brutalidad y salvajismo. De ahí que no sean pocas las películas que apuestan por atacar nuestro lado más morbosos, a la par que sensible. El objetivo es el de quedarse grabados de forma permanente en nuestras memorias. Eso lo saben bien las ocho integrantes de nuestra lista con las películas más sádicas del cine.

 

8. La Pasión de Cristo (Mel Gibson, 2004): El tormento vivido por Jesucristo y narrado por la Bíblia nunca resultó tan salvajemente real como cuando lo imaginó Mel Gibson. Desde los latigazos a los clavos en las extremidades, pasando por la corona de espinas. Todo resulta de tal crudeza que nos vemos obligados a apartar la vista de la pantalla en más de una ocasión.

 

 

7. The Girl Next Door (Gregory Wilson, 2007): No es una cinta muy conocida por el gran público, pero pega muy duro. El estado de Indiana fue el escenario de uno de los crímenes más cruentos vividos por la sociedad americana. Allá por 1958, la joven Sylvia Likens fue secuestrada, torturada, violada y asesinada en el sótano de una familia de vecinos de lo más corriente. Terrorífica historia que, por si no nos dejase suficiente mal cuerpo, resulta que se basa en hechos reales.

 

 

6. Hostel (Eli Roth, 2005): La idea de colgarse una mochila a la espalda y recorrer Europa dejó de parecernos atractiva el día que a Eli Roth se le ocurrió invitarnos a su hostal de Eslovaquia. Todo lo que puede cortar, trinchar, mutilar, serrar o taladrar es manejado con asombrosa pericia por los anfitriones del lugar. Más majos ellos…

 

5. A Serbian Film (Srdjan Spasojevic, 2010): Imaginad todas las barbaridades que se os puedan ocurrir. Una vez las tengáis, multiplicad por diez el resultado final y tendréis “A Serbian Film”. Milo es una estrella del porno retirada que está pasando apuros económicos. Por medio de una amiga, el hombre contacta con un tipo que pretende rodar una película porno experimental. No sabe que va a entrar en una espiral en la que no faltan violencia salvaje, necrofilia, violaciones a bebés y un sinfín de depravaciones más.