Bolsamania

Las 50 mejores películas de terror (Parte IV)

 

20. SLEEPY HOLLOW (Tim Burton, 1999): A finales del siglo XVIII, el investigador de Nueva York, Ichabod Crane (Johnny Depp) acude al pequeño y remoto pueblo de Sleepy Hollow para investigar qué es lo que se oculta tras la leyenda del jinete sin cabeza que está aterrorizando a los habitantes del lugar.

1

 

19. LA MUJER PANTERA (Jaques Tourneur, 1942): La sugerencia como vía del terror elevada a la enésima potencia. Oliver conoce a Irena durante una visita al zoo. Se enamoran y acaban contrayendo matrimonio. Pero en el convite una extraña mujer aparece, provocando que Irena comience desde entonces a comportarse de manera extraña.

2

 

18, CARRIE (Brian De Palma, 1973): La tímida Carrie White es una adolescente que vive con su madre, una fanática religiosa. Extremadamente introvertida, la joven es víctima de un ataque de histeria al sufrir su primera menstruación en las duchas del gimnasio, de forma que a una de sus compañeras se le ocurre gastarle una cruel broma durante la fiesta de graduación. Lo que nadie se imagina es que la sangre con la que pensaban humillar a la chica no iba a ser la única en correr esa noche. Los poderes telequinésicos de Carrie se lo van a enseñar.

3

 

17. SUSPENSE (Jack Clayton, 1961): Con guión del mismísimo Truman Capote y protagonizada por Debora Kerr, nos acercamos a la historia de una institutriz que es contratada para hacerse cargo de la educación de dos niños huérfanos en una apartada mansión rural. Pronto la joven empieza a sospechar que los criados, muertos hace tiempo, todavía siguen paseándose por el lugar y ejerciendo una peligrosa influencia sobre los pequeños.

4

 

16. FREAKS, LA PARADA DE LOS MONSTRUOS (Tod Browning, 1932): Sobrecogedora obra censurada durante mucho tiempo. En un circo lleno de seres deformes y tullidos, Hans, uno de los enanos hereda una fortuna, lo que atraerá a la hermosa e interesada trapecista que, junto al forzudo del circo traza un plan para quedarse con el dinero. Descubierto el entuerto, comienza la macabra venganza de los “monstruos”.

5

 

15. LA SEMILLA DEL DIABLO (Roman Polanski, 1968): El matrimonio neoyorquino de los Woodhouse se traslada a un magnífico edificio frente a Central Park. La pareja no ha tomado en serio las advertencias de un amigo sobre la maldición que pesa sobre el lugar. A pesar de ello, el matrimonio decide incluso tener un hijo, pero Rosemary no recuerda haber tenido relaciones más que con una extraña criatura que le ha dejado el cuerpo lleno de marcas. Eso y el oscuro comportamiento de los vecinos hacen que la mujer empiece a sospechar que allí no pasa nada bueno…

6

 

 

14. AL FINAL DE LA ESCALERA (Peter Medak, 1980): John (George C. Scott) está de bajón. Lógico si tenemos en cuenta que acaba de perder a su familia de forma trágica. Para superarlo, el viejo compositor decide mudarse a un caserón solitario, espeluznante hasta para “la familia Adams”. Cambiemos este estúpido tono jocoso, porque “Al final de la escalera” es una auténtica maravilla para quitarse el sombrero. Fría, austera y sencillamente terrorífica. Al más puro estilo del terror clásico, la habitación secreta que se esconde al final de la escalera guarda más de un turbio secreto.

7

 

13. [REC] (Jaume Balagueró y Paco Plaza, 2007): La historia de poseídos ávidos de carne humana, encerrados en un edificio del Eixample barcelonés es ya imprescindible en cualquier videoteca terrorífica que se precie. Los horrores que se producirán dentro de ese edificio en cuarentena y la magnífica puesta en escena convierten a [REC] en joya del terror del cine patrio e internacional.

8

 

12. POSESION INFERNAL (Sam Raimi, 1980): Pongamos a un puñado de jóvenes a leer el Necronomicón en una cabaña de un bosque, unámosle a un protagonista inolvidable (Bruce Campbell) y dejemos que todo lo orqueste un debutante Sam Raimi. El resultado es una cinta tan sangrienta, como divertida a pesar de estar hecha con cuatro duros. Cinta de culto y maravilla desternillante.

9

 

11. LA NOCHE DE LOS MUERTOS VIVIENTES (George A. Romero, 1968): Las radiaciones procedentes de un satélite hacen que los muertos empiecen a levantarse de sus tumbas y a atacar a los vivos para alimentarse. En un cementerio de Pennsylvania, los muertos han despertado con intenciones poco agradables. Barbara y Ben se verán obligados a refugiarse en una granja para sobrevivir a la terrorífica noche.

10

 

(Parte III)

 

2 comentarios