Bolsamania

Las 12 mejores películas dirigidas por actores (Parte II)

 

8. Easy Rider (Dennis Hopper, 1969): Dos jóvenes motoristas de Los Ángeles emprenden un viaje hacia Nueva Orleáns. Cruzan todo el país con la intención de descubrir América. Después de vender cocaína a un hombre de Los Ángeles, Billy y Wiatt (alias Capitán América) asisten a la fiesta del Mardî Gras. Pronto reanudan el viaje y se van encontrando con personajes de lo más estrafalario, entre ellos un ranchero y su familia, o un autoestopista de una comuna hippie, antes de ser arrestados en un pueblecito por parar sin un permiso. Su compañero de celda, un abogado borracho, les hace un gran favor sacándoles de la cárcel y luego decide unirse a ellos. Además de ser un actor imprescindible, Dennis Hopper se sacaba de la manga una de las grandes cintas de culto de la historia y la bandera de toda una generación.

EASYRIDER-SPTI-14.tif

7. Bailando con Lobos (Kevin Costner, 1990): Tras la Guerra de Secesión (1861-1865) y en plena colonización del Oeste (1785-1890), el teniente John J. Dunbar se dirige a un lejano puesto fronterizo que ha sido abandonado por los soldados. Su soledad lo impulsa a entrar en contacto con los indios sioux; así es como conoce a “En pie con el puño en alto”, una mujer blanca que fue adoptada por la tribu cuando era niña. Poco a poco, entre Dunbar y los sioux se establece una relación de respeto y admiración mutuos. El tipo más deseado de los 80 y los 90 venía a recordarnos que es uno de los grandes talentos de las últimas décadas en todas sus facetas. Lástima que algún patinazo nos privase de disfrutar más al Kevin Costner director (a reivindicar “Open Range”).

34

6. Mystic River (Clint Eastwood, 2003): Cuando Jimmy Markum (Sean Penn), Dave Boyle (Tim Robbins) y Sean Devine (Kevin Bacon) eran unos niños que crecían juntos en un peligroso barrio obrero de Boston, pasaban los días jugando al hockey en la calle. Pero, un día, a Dave le ocurrió algo que marcó para siempre su vida y la de sus amigos. Veinticinco años más tarde, otra tragedia los vuelve a unir: el asesinato de Katie (Emmy Rossum), la hija de 19 años de Jimmy. A Sean, que es policía, le asignan el caso; pero también tiene que estar muy pendiente de Jimmy porque, en su desesperación, está intentando tomarse la justicia por su mano. Otro alarde de Clint Eastwood para demostrar que, además de uno de los actores más importantes del cine, también es de los directores más grandes.

35

5. Argo (Ben Affleck, 2002): Irán, año 1979. Cuando la embajada de los Estados Unidos en Teherán es ocupada por seguidores del Ayatolá Jomeini para pedir la extradición del Sha de Persia, la CIA y el gobierno canadiense organizaron una operación para rescatar a seis diplomáticos estadounidenses que se habían refugiado en la casa del embajador de Canadá. Con este fin se recurrió a un experto en rescatar rehenes y se preparó el escenario para el rodaje de una película de ciencia-ficción, de título “Argo”, en la que participaba un equipo de cazatalentos de Hollywood. La misión: ir a Teherán y hacer pasar a los diplomáticos por un equipo de filmación canadiense para traerlos de vuelta a casa. Pese a no generar demasiada simpatía en su faceta de actor, lo cierto es que nadie se atreve a cuestionar que en la faceta de guionista y director, Ben Affleck es uno de los grandes.

36

(Parte I)