Bolsamania

“La isla del Doctor Moreau” o esa perturbadora cinta que no era tan mala

Partamos de la base de que es una novela brutal y de que todavía no hemos tenido una adaptación cinematográfica como dios manda. Sin lugar a dudas, la novela de La isla del Doctor Moreau es una auténtica obra maestra. Ese fenómeno llamado HG Welles firmaba una de esos libros que parecen nacidos para vivir un exitoso periplo en pantallas, pero que nunca ha terminado de lucir como cabría esperar.

En 1977, Don Taylor tiraba de Burt Lancaster para una versión regulera de La isla del Doctor Moreau. Casi dos décadas después, en 1996, John Frankenheimer abordaba una nueva versión que se llevaba palos por todas partes. En aquella ocasión, Marlon Brando y Val Kilmer eran los encargados de ponerse al frente del proyecto. Una cinta que, para ser fieles a la verdad, no estaba tan mal.

Tras sobrevivir a un accidente de avión en el mar, el negociador de la ONU Edward Douglas (David Thewlis) es recogido en medio del mar y llevado a una misteriosa isla habitada por unos seres extraños y deformes que están a las órdenes de un siniestro médico, el Dr. Moreau (Marlon Brando).

Puede que la cinta fuese irregular y que, en muchos momentos, nos encontrásemos pasajes un poco ridículos. Sin embargo, algo especialmente perturbador nos iba menoscabando en La isla del Doctor Moreau. Seguramente el material de partida fuese tan bueno que era imposible ver un filme completamente desastroso, pero la realidad es que La isla del Doctor Moreau no era tan mala.

2 comentarios