Bolsamania

La decadencia de “Piratas del Caribe”

Mar Caribe, siglo XVIII. El aventurero capitán Jack Sparrow piratea en aguas caribeñas, pero su andanzas terminan cuando su enemigo, el Capitán Barbossa, después de robarle su barco, el Perla Negra, ataca la ciudad de Port Royal y secuestra a Elizabeth Swann, la hija del Gobernador. Will Turner, amigo de la infancia de Elizabeth, se une a Jack para rescatarla y recuperar el Perla Negra. Pero Barbossa y su tripulación son víctimas de un conjuro que los condena a vivir eternamente y a transformarse cada noche en esqueletos vivientes. El conjuro sólo puede romperse si devuelven una pieza de oro azteca y saldan una deuda de sangre. El rescate de la bella Elizabeth será una tarea difícil, pues la maldición es real y será difícil enfrentarse con quienes no pueden morir.

Corría el año 2003. Las carteleras de todo el mundo se preparaban para recibir un filme que recuperaba a los piratas para la gran pantalla. Con Johnny Depp como principal atractivo y la factoría Disney a las espaldas, la cinta resultaba una de las sorpresas más gratas de la historia del cine de aventuras. Piratas del caribe: La maldición de la Perla Negra se convertía en una joya del género. Era el principio de las andanzas de un Jack Sparrow que, casi quince años después, ya empieza a cansarnos,

Tras una segunda entrega más que aceptable, la deriva de la saga Piratas del Caribe ha seguido una tendencia decadente más que llamativa. El factor sorpresa parece haber muerto totalmente, dejándonos el recuerdo de un tiempo mejor y anhelado. Piratas del Caribe: La venganza de Salazar no hacía más que poner de manifiesto que la fórmula se agota. El público ya no responde como antaño.

Desde hace tiempo clamamos por que el mundo de los blockbusters apueste por la calidad en lugar de continuar con el piloto automático con el que lleva tiempo funcionando. En Piratas del Caribe todavía no se han enterado, por lo que han vivido en sus propias carnes la “indirecta” de la taquilla. Ahora se habla de reboot. ¿No sería mejor que en Disney volviesen a apostar por la originalidad?

Un comentario

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.