Bolsamania

“La Brujula Dorada” o el proyecto de gran saga que terminó nada más empezar

Esta es la historia de una niña de 12 años que hará un largo viaje para intentar salvar a un amigo… O no tan largo como esperaba. En el camino se encontrará con todo tipo de extrañas criaturas, brujas y otros personajes de un universo paralelo… Lyra Belacqua es un una huérfana rebelde que vive como una reclusa en el Jordan College, en la ciudad de Oxford. Pero Lyra también viven en mundos no vistos, dimensiones intangibles donde la humanidad se desarrolla con sutiles diferencias. Ella va a todas partes con su daimonion, un pequeño animal, siempre cambiante llamado Pantalaimon. Pero el mundo de Lyra está cambiando. El supremo cuerpo de gobierno, llamado el Magisterium, está apretando sus garras contra la población. Su oscura maniobra ha dado lugar a una una fuerza misteriosa llamada los Gobblers -Zampones-, que está secuestrando niños. 

Contratas a Nicole Kidman y a Daniel Craig, adaptas una novela de éxito, te gastas un pastizal y te sale una chufa. Pese a que la intención era iniciar una saga que arrasase en taquilla, lo cierto es que el insulso resultado de La Brújula Dorada no gustó ni a crítica ni a público. Las cuantiosas pérdidas dejaron herida de muerte a una New Line Cinema acostumbrada a éxitos como El Señor de los Anillos.

Un brutal presupuesto de 180 millones de dólares y otros 100 en publicidad y distribución se ponían al servicio de la empresa. ¿El resultado? Un total mundial de 372 millones que no alcanzaban ni para compensar el esfuerzo de la inversión. Entre actores y productores con sueldo capitalizado y el coste de marketing del resto del mundo, el desastre terminaba siendo mayúsculo. Si al menos La brújula dorada no hubiese resultado un filme tan carente de alma y emoción….

Efectivamente, lo que nacía con vocación de saga terminaba como una película olvidada por todos y que no parece que vaya a tener una segunda oportunidad jamás.

8 comentarios