Bolsamania

Hasta que llegó… Claudia Cardinale

claudia2

Sección Dos Rombos

1968. Sergio Leone quiere hacer el western definitivo tras su Trilogía del dólar. Charles Bronson, Jason Robards y Henry Fonda, este último como uno de los malos más malos de la historia del cine moderno, forman el trío protagonista. Pero en el cartel de la película, una figura femenina es la dominante. Es ella, Claudia Cardinale.

La actriz nacida en Túnez ya tenía 30 años cuando aceptó el papel de Jill McBain en Hasta que llegó su hora. Era una estrella. Diez años antes había debutado en el cine en una cinta francesa poco conocida junto a Omar Sharif. No debió salirle mal el papel ya que en los siguientes años no para de trabajar hasta que llega Luchino Visconti y le ofrece un hueco en Rocco y sus hermanos. Para Claudia es un lujo trabajar con uno de los directores más importantes del cine italiano con tan solo 22 años. A su lado, Alain Delon.

claudia1

Poco más tarde, otro gigante del cine transalpino, Federico Fellini le da un papel para 8 ½. Y ese mismo año está presente en El Gatopardo, la mítica cinta de Visconti en la que adapta la novela de Lampedusa. Claudia no para y llega la primera llamada de Hollywood. Aparecerá en La Pantera Rosa de Blake Edwards al lado de Peter Sellers. Con poco más de 25 años, Cardinale está en la cresta de la ola. Y así seguirá durante un tiempo.

Mito erótico de los 60, fue una de las actrices europeas, junto a Brigitte Bardot, que calentó la imaginación de los productores estadounidenses ávidos de nuevas actrices con las que ‘decorar’ un cine que empezaba a desvestirse. Pero Claudia era mucho más que atrezzo y lo demostró en numerosas películas, aunque tampoco tuvo reparos en aprovechar su enorme belleza para participar en títulos discutibles como Guapa, ardiente y peligrosa.

A principios de los 80 se embarcó con Werner Herzog y el polémico Klaus Kinski en la epopeya Fitzcarraldo. Con 75 años, aun no ha perdido el apetito cinematográfico. El año pasado estuvo en El artista y la modelo de Fernando Trueba y tiene tres proyectos más pendientes… Claudia llegó para quedarse.

claudia3

Fitzcarraldo (1982)
Fitzcarraldo (1982)