Una mirada a Oriente: “Ghost in the Shell”

ghost-in-the-shell

¿Es una San Miguel eso que esta bebiendo, Bateau?

Con este espacio queremos acercarnos al cine que viene de Oriente. Nos ocuparemos de grandes películas, algunos clásicos y también novedades. Y vamos a comenzar con una de las cintas de ciencia ficción más importantes de la historia. Ghost in the Shell es una película de animación, pero también es una obra fundamental para entender la evolución de este género en las últimas dos décadas.

Como es habitual en muchas cintas japonesas se partió de un cómic, en este caso obra de Shirow Masamune. Mamoru Oshii se encargó de llevar esta historia a la gran pantalla convirtiéndose en una leyenda en su país y en el resto del planeta. La Mayor Kusanagi con el apoyo de su amigo y confidente Bateau y otros miembros de la Sección 9 deben investigar un complejo caso de espionaje en el que toman parte altas instancias políticas. Al final, se topan con la presencia de un hacker que una habilidad nunca vista hasta ese momento para controlar y manipular información.

En Ghost in the Shell nos encontramos varios de los elementos clásicos del género en Japón. La trama tiene una extraordinaria complejidad, combinando política, últimas tecnologías, ultramodernos cyborgs y filosofía. Todo un reto. Es fácil perderse entre los enrevesados diálogos, las reflexiones de su protagonista y la sucesión de acontecimientos. Pero es algo habitual en esta clase de cine.

Otro punto a destacar en la cinta de Oshii es la gran calidad de su animación y diseño que nos sitúan en un futuro no muy lejano en el que la convivencia entre tradición y tecnología es cada vez más complicada. Todo ello queda reflejado en la ambientación de la ciudad que recuerda a cintas como Blade Runner. Las armas ultramodernas, los potentes vehículos y las gadgets tecnológicos se mezclan con mercados tradicionales y edificios derruidos.  

Nos encontramos en el año 2029. Algunos seres humanos han incorporado a su cuerpo añadidos sintéticos que les permiten tener mejores cualidades, tanto físicas como mentales. El cuerpo de Kusanagi pertenece a la Sección 9 que se ha encargado de convertirla en una máquina casi perfecta. ¿Y el alma? ¿Y la identidad de cada ser humano? Cuando Kusanagi entra en contacto con el misterioso hacker su mundo sufrirá un vuelco.

Ghost in the Shell influyó a muchas películas posteriores como Matrix, y dio pie a secuelas y una serie de televisión. Casi 20 años después la saga Ghost in the Shell aun continúa.

One Response

  1. http://echocardiogramequipment.com diciembre 24, 2014