Bolsamania

¿Fue realmente tan mala “Dragon Ball Super”?

Todavía estamos tratando de reponernos de la infamia. Hace tres años, las miradas de millones de fans se dirigían a un evento esperado desde mucho tiempo atrás. Por fin, tras la larga espera, Akira Toriyama recuperaba a nuestros amados personajes para devolverlos a un Olimpo del anime que nunca debieron abandonar…

Bajo el título de Dragon Ball Super, Goku, Vegeta y compañía volvían a ponerse el mono de trabajo en unos nuevos capítulos que continuarían con los acontecimientos narrados en Dragon Ball Z, haciendo como si Dragon Ball GT nunca hubiese sucedido. Este detalle era uno de los fundamentales para que las expectativas de los fans se disparasen. Todas las noticias eran música para nuestros oídos, hasta que vimos lo que se estaba perpetrando.

El infame resultado estético de la animación no pasaba por alto para nadie. De hecho, tan cutre era la estética de Dragon Ball Super que incluso su propio creador arremetía contra la falta de medios y pegaba una sonora espantada. Decepción tras decepción desde el estreno de los primeros episodios.

Han sido 131 capítulos que llegaban a su fin este mismo año. Un largo periplo cargado de altibajos. Sin embargo, no se puede decir que Dragon Ball Super haya sido un desastre argumental. Cierto es que Goku y los suyos no han lucido tan espectaculares como lo hacían antaño, pero esta nueva etapa ha sido francamente disfrutable.

10 comentarios