Bolsamania

Por esto, el final de la guerra contra los Salvadores es mucho peor en la serie que en los cómics de “The Walking Dead”

SPOILERS del episodio 8×16 de “The Walking Dead”

Algo no ha terminado de cuajar. Dos temporadas de lo más decepcionantes solo podían cerrarse con un episodio que quedaba lejos de cumplir las expectativas de los fans. Y es que, en un abrir y cerrar de ojos, la guerra contra los Salvadores terminaba. Nada de tensión, nada de sudor y nada de épica. The Walking Dead despedía su octava temporada con un episodio francamente olvidable. De hecho, muchos fans arremetían contra la decisión de Rick de perdonarle la vida a Negan. Algo que ocurría en los cómics, pero que venía englobado en un contexto bien distinto.

En un momento de la guerra, Negan tiene una idea tan brillante como malévola. Lo que hace el líder de los Salvadores el ordenar a sus hombres que cubran sus balas con sangre de caminante para que cualquier herida causada por las mismas termine siendo letal. Así, en un ataque contra Hilltop, Negan cree haber ganado la guerra cuando ve a Rick herido por una de las flechas de Dwight. No obstante, la flecha del tipo no estaba envenenada, ya que su fidelidad a Rick es clara. Negan promete entonces no tomar represalias contra los supervivientes con la condición de que le dejen orinar encima del cadáver del sheriff. La sorpresa llega al descubrir que Rick está vivo. Es entonces cuando el protagonista de la serie decide intentar que Negan entre en razón y enfrente a los caminantes, la verdadera amenaza. Cuando parece que el villano está entrando en razón, Rick se abalanza contra él y le corta el cuello. El villano no muere y comienza una pelea entre ambos hasta que la pérdida de sangre saca del juego a Negan. Dwight asume el liderazgo de Los Salvadores y Rick ordena que curen al cruel tipo, metiéndolo en la prisión de Alexandría.

¿Cuál ha sido el gran problema del episodio 8×16 de The Walking Dead? Pues que no hay drama. En los cómics, incluso llegamos a pensar que Rick ha caído. El drama es máximo. De hecho, cuando ambos se baten en duelo, el enfrentamiento es mucho más trascendental, ya que , en función del ganador, un bando u otro será el que se imponga. Por el contrario, la serie nos mostraba a un Negan que trata de huir cuando todos los Salvadores se han rendido ya. Ahí es cuando Rick sale a su paso. Poca chicha para lo que prometía ser un duelo legendario.

Un comentario