Bolsamania

El estrepitoso desastre de una de las cintas de terror más esperadas del año

Una joven mujer se preocupa por su novio cuando él decide explorar una oscura subcultura cuyo centro de atención es una misteriosa cinta de video que, aparentemente, mata al observador siete días después de que éste la ha visto. La joven se sacrifica para salvar a su novio y al mismo tiempo hace un terrible descubrimiento: hay una “película dentro de la película” que nadie ha visto antes.

Con ese argumento y más de diez años después de que conociésemos a Samara, la saga de The Ring volvía a las carteleras. Una de las franquicias más exitosas y rentables del terror moderno llegaba con nuestro F. Javier Gutiérrez al frente y con ilusión renovada, pero la cosa no ha resultado como se esperaba. Pese a los incontables fans de la trilogía iniciada en 2002, lo cierto es que el desastre ha resultado de épicas dimensiones. Tanto en lo económico, como en lo creativo, la decepción no ha podido ser mayor.

Por si no era suficiente con que la crítica ya la hubiese masacrado con un 93% de valoraciones negativas, la puntilla llegaba con la puesta de largo de Rings ante el gran público. Siendo la cinta más cara de la saga con 30 millones de dólares de presupuesto (más 15 en publicidad y distribución), su recaudación durante el fin de semana de su estreno ha sido de 30 millones en todo el mundo. Cierto es que el filme terminará por compensar sus costes y arrojar pequeños beneficios, pero la decepción es mayúscula en Paramount después de que sus antecesoras recaudasen 249 y 161 respectivamente. Además, el boca-oreja no le hará ningún favor a una película que deja un horrible sabor de boca entre los fans del género.

3 comentarios