Bolsamania

¿Estamos ante el mayor acontecimiento cinematográfico del nuevo milenio?

12

Cuando uno se pone tras las cámaras, su intención es la de que tu película le guste a la gente (eso suponemos). Alcanzar la mayor trascendencia posible es la intención de cualquier autor que, pese a buscar un resultado acorde a lo imaginado, nunca deja de tener la esperanza de que el público caiga presa de los encantos de su trabajo. Así, entre película y película pasan los años, y solo unas pocas cintas consigue convertirse en algo realmente trascendente. Ya sea por su calidad cinematográfica o por su éxito en taquilla, solo unas pocas decenas de filmes consiguen romper la barrera del tiempo para convertirse en algo más. Esto no es muy habitual, pero podríamos estar ante algo más grande que cualquier cosa vista hasta ahora…

Cuando George Lucas decidió allá por 1999 devolvernos al universo que había creado con “Star Wars” 22 años antes, las expectativas eran elevadas. El estreno del filme se convertía en todo un fenómeno, pero ni remotamente comparable a lo que ahora se respira en el ambiente. “Star Wars: El despertar de la Fuerza” ha conseguido devolverle la ilusión a la comunidad cinéfila más importante del planeta. Los millones de fans de la franquicia que podemos encontrar en cada esquina decidían depositar todas sus ilusiones en Disney y en J.J. Abrams, con la esperanza de volver a sentir la emoción que un día despertaron Luke, Solo, Vader y compañía. No se han equivocado, porque La cinta emana esencia de “Star Wars” por los cuatro costados.

No hablamos solo de un puñado de seguidores románticos. Han sido decenas de generaciones las marcadas por aquella primera trilogía de “Star Wars”. Encima, la idea de recuperar a los grandes iconos de la saga original y añadirle un buen puñado de elementos novedosos parece haber funcionado. Disney sabe vender las cosas mejor que nadie, lo que quedaba de manifiesto con ese respeto y mitomanía mostrados en la campaña promocional más intensa que hayamos visto jamás. El resultado no es otro que una película que, en su cuarto fin de semana en las salas, se ha llevado por delante todos los récords posibles.

¿”El Señor de los Anillos”? ¿”Avatar”? ¿”Harry Potter”? No. Nada es comparable a lo que se vive estos días. Millones de reproducciones del tráiler que ya ha marcado récords o el hecho de haber vendido millones de entradas en todo el mundo a falta de dos meses para su estreno era significativo, pero nadie podía imaginarse lo que venía: El mayor acontecimiento cinematográfico del nuevo milenio… ¡O de la historia!