Bolsamania

“Equilibrium”: El día que la torpeza de la crítica destruyó una joya de la ciencia-ficción

En un régimen totalitario de una sociedad futura, se ha conseguido eliminar la guerra a base de suprimir todas las emociones: los libros, el arte y la música están estrictamente prohibidos, y los sentimientos se consideran crímenes que deben ser castigados con la muerte. Clerick John Preston (Christian Bale) es un agente del gobierno cuya misión consiste en ejecutar a quienes desobedezcan estas reglas; sin embargo, en un cierto momento, empieza a preguntarse cuáles son sus sentimientos y emociones y si merece la pena vivir sin ellos.

Christian Bale, Emily Watson y Sean Bean al aparato, lo que no es poco decir. Corría el año 2002 cuando el director Kurt Kimmer decidía lanzarse de lleno al mundo de la ciencia-ficción. Equilibrium tenía aires de thriller y un poco de artes marciales. Curiosa mezcla para un filme sensacional.

¿Qué es lo realmente curioso de Equilibrium? Pues que la prensa especializada la defenestraba de forma unánime e incomprensible. De hecho, la película superaba con dificultades los 5 millones de dólares recaudados en todo el mundo. Un auténtico desastre con unos cuantos millones en pérdidas. Y es que nadie se atrevía a darle una oportunidad a un filme tan machacado por la crítica.

Pues bien, lo cierto es que Equilibrium es una puñetera joya. Poco a poco, el público empezaba a descubrirlo. Así, a día de hoy, se trata de una cinta de culto del género. Eso sí, la cantidad de pasta perdida y el hecho de que su director fuese condenado al ostracismo es algo que ya no se puede enmendar…

Un comentario