El sorprendente villano que iba a tener “Terminator 2” y que se descartó

Es una de las plantas cintas de la historia del cine. Después de firmar un auténtico peliculón con Terminator, James Cameron decidía ir un paso más allá. El afán del director por poner patas arriba la industria siempre ha sido más que evidente. Cameron no hace las cosas por hacerlas. Y Terminator 2 lo dejaba bien claro.

Obra maestra de la ciencia ficción y una cinta incluso capaz de superar el enorme nivel de la primera entrega. Terminator 2 lo petaba gracias a mil factores determinantes. Eso sí, el cambio del T800 de villano a héroe resultaba fundamental. Un giro narrativo que requería otro antagonista a la altura. Un rol que quedaba en manos del ya celebre T1000. Robert Patrick prestaba su rostro a un personaje legendario. Poco podíamos imaginar que estuvo a punto de no existir.

“Cuando imaginé la historia por primera vez, tenía dos partes. En la primera parte, Skynet envió un cyborg T-800 y los buenos mandaron al protector, otro T-800. El protector terminaba por aplastarlo bajo de un camión o lanzándolo a través de una gran estructura de engranajes o máquinas. Sin embargo, el William Wisher (co-guionista) me convenció de que ver Arnold Schwarzenegger contra Arnold Schwarzenegger no era demasiado interesante”.

Con estas palabras, el mismísimo James Cameron confesaba que Terminator 2 iba a ser muy distinta. Por suerte, la figura del T 1000 entró en escena y resultó determinante para el éxito de la película.