Bolsamania

El clásico de la semana: “Forrest Gump”

Argumento: Una pluma blanca vuela por encima de una ciudad mientras es movida por el viento. El azar quiere que vaya a parar a los pies de Forrest Gump (Tom Hanks), que está sentado en un banco mientras espera la llegada del autobús. Una mujer se sienta a su lado. Forrest siempre ha sido un chico educado y muy abierto, de modo que le ofrece un bombón. Es el momento propicio para empezar a contarle la incomparable historia de su vida.

Forrest Gump es un chico que sufre un cierto retraso mental. Pese a que, a priori el mundo debería ser un lugar extremadamente complicado para alguien como él, la realidad es bien diferente. Desde su más tierna infancia su madre (Sally Field) se ha esforzado en hacer de Forrest una persona buena y honrada, lo que marcará la vida del chico. Movido por un asombroso sentido común y una curiosa optimización de valores, Forrest caminará y vivirá en primera persona los acontecimientos más trascendentes de su país en unos tiempos convulsos.

La Guerra de Vietnam, el escándalo Watergate, la fundación de “Apple”, Ronald Reagan, Elvis Presley… todo alcanzará la vida de Forrest y pasará, menos una cosa: Jenny (Robin Wright). Desde su infancia, Forrest ha estado enamorado de Jenny, una chica que siempre le ha dado un cariño especial y que reaparecerá una y otra vez en su vida. Haga lo que haga, vaya a donde vaya, Jenny siempre está presente en el enorme corazón de Forrest.

2

¡Por qué tengo que verla?: No deja de resultar curioso como uno puede ver “Forrest Gump” una y otra vez y que todavía la disfrute como el primer día. Eso solo pasa con las grandes obras. La cuestión es que en “Forrest Gump” todo se mueve con una sencillez pasmosa. Desde el primer segundo en el que la liviana pluma es movida por el viento al ritmo de las notas de Alan Silvestri en un ejercicio narrativo incomparable (en treinta segundos nos permite captar el tono de la cinta con una metáfora maravillosa de la obra que se nos ofrecerá), la historia de Forrest Gump nos conquista irremediablemente. Resulta imposible no querer a un personaje tan simple y complejo al mismo tiempo. La optimización de valores y emociones que muestra el protagonista son una lección de vida para todos los que compartimos con él esos incomparables 140 minutos que dura la película.

3

Tierna, divertida, triste y sobre todas las cosas hermosa, “Forrest Gump” se convierte también en un fiel retrato de la Norteamérica de los años 60 y 70. La película tiene tiempo incluso para convertirse durante un tramo en una brillante cinta bélica. Tom Hanks confirma su madurez interpretativa un año después de lograr el Premio de la Academia con “Philadelphia” gracias a su inolvidable Forrest, que le daría su segundo Oscar consecutivo. Imposible no amar esta gran obra de Robert Zemeckis. Imposible no amar la vida vista desde los ojos de Forrest.

La Secuencia: En esta ocasión, más que nunca tenemos que decir que tenemos frente a nosotros un filme con decenas de secuencias inolvidables. Muchas de ellas forman ya parte de la cultura popular, pero lo más apropiado para recordar “Forrest Gump” es parafrasear a su protagonista y a su madre y esa inolvidable metáfora de que “La vida es como una caja de bombones: nunca sabes lo que te va a tocar”.

44