Bolsamania

El clásico de la semana: “El Padrino”

Argumento: Estamos en los años 40. Las redes de la mafia se extienden de costa a costa en Estados Unidos. Don Vito Corleone (Marlon Brando) es el respetado y temido jefe de una de las cinco familias de la mafia de Nueva York. Don Corleone tiene cuatro hijos: una chica, Connie (Talia Shire), y tres varones: el impulsivo Sonny (James Caan), el pusilánime Freddie (John Cazale) y Michael (Al Pacino), que no quiere saber nada de los negocios de su padre y su familia. Además de todos ellos, el “Don” tiene un hijo adoptivo que ejerce como consejero y hombre de confianza: Tom Hagan (Robert Duvall). Cuando Corleone se niega a intervenir en el negocio de las drogas marcando el límite moral de sus negocios, el jefe de otra banda ordena su asesinato. De este modo da comienzo una cruenta guerra entre las distintas familias mafiosas de la ciudad en la que nadie puede fiarse de nadie.

el padrino2

¿Por qué tienes que verla?: “El Padrino” son palabras mayores. Para muchos es la mejor película de la historia del cine. El aquí firmante no es muy dado a juicios de valor tan categóricos. Más de cien años de cine dan para mucho y sería difícil destacar una única cinta. Lo que si es seguro es que la película que nos ocupa hoy está dentro de ese selecto grupo de diez obras que van más allá del resto. Desde el primer minuto de sus casi tres horas de metraje, Francis Ford Coppola imparte una lección magistral de todas las buenas artes y brillantes recursos que puede mostrar el cine. Pocas veces un director ha logrado llevar el tempo de una cinta de forma tan sobrecogedora como en la película que hoy nos ocupa. Las emociones fluyen como nunca. Épica, amor, suspense, cine, cine y cine.


el padrino3

Don Vito Corleone: “Le haré una oferta que no podrá rechazar”

Si supiese describirles con precisión lo que “El Padrino” transmite, ahora mismo estaría rodando películas con Al Pacino y ganando Oscars. Como evidentemente no es así, no puedo más que recomendarles que no pierdan ni un minuto más. Vean esta obra cumbre del cine si no lo han hecho ya. Si la han visto con anterioridad revísenla una y mil veces.

La secuencia: Como viene siendo habitual en esta sección, es un problema elegir una única secuencia. Podríamos hablar de cabezas de caballo o de ajustes de cuentas en restaurantes, pero nuestra preferida es en la que Michael acude a ver a su padre al hospital y se da cuenta de que nadie protege la habitación de su padre y que todo está preparado para que alguien acuda a rematarlo. Nos cae una gota por cada pelo en esta escena de tensión desmedida en la que Michael decide hacerse pasar por guardaespaldas junto a Enzo, el yerno del pastelero Nazorine que había acudido a presentarle sus respetos al “Don”. Es la única forma de proteger a su padre.

El padrino4

6 comentarios