Bolsamania

El clásico de la semana: “Apocalypse Now”

Argumento: El Capitán Willard (Martin Sheen) es un atormentado oficial del ejército estadounidense al que se le ha encomendado la peligrosa misión de eliminar al Coronel Kurtz (Marlon Brando). El hombre al que tiene que matar es un antiguo miembro del ejército que ha perdido la cabeza y que ahora se oculta en el corazón de la selva camboyana junto a un grupo de militares renegados a los que ahora lidera.

Así las cosas, Willard se pondrá al frente del pequeño destacamento que deberá internarse en lo más profundo de la selva para cumplir la difícil misión. De este modo el grupo iniciará un viaje salvaje y tortuoso por las vertientes más sórdidas y cruentas de la guerra de Vietnam. El periplo irá adquiriendo dimensiones épicas a la vez que el Capitán Willard comienza a descubrir nuevos y extraños aspectos de su personalidad.

Cada paso que Willard y sus hombres dan les acercan al campamento del enigmático coronel Kurtz, un lugar plagado de cadáveres y cabezas cortadas donde el hombre es adorado como un auténtico dios.

2

¿Por qué tengo que verla?: La epopeya bélica que nos presenta Francis Ford Coppola pasará a la historia como uno de los rodajes más caóticos que se recuerdan, pero también como una de las cintas más grandes jamás filmadas. En la guerra según Coppola, las balas ocupan un plano secundario. Lo que realmente hiere a los protagonistas son las imágenes y las sensaciones que se graban a fuego en sus corazones. El retrato psicológico de unos individuos que han perdido la capacidad de distinguir el bien del mal resulta tan brillante como sobrecogedor. Nueva lección de cine del maestro Coppola tras “El Padrino” y “La conversación”.

3

El Capitán Willard, interpretado magistralmente por Martin Sheen, camina por la selva de Camboya en lo que más bien es un descenso a los infiernos, donde quedará eternamente grabado a fuego. No hay lugar para héroes o villanos. La locura absoluta espera al final del camino y lleva la cara de Marlon Brando. Por el camino, todavía hay tiempo de que Robert Duvall se marque una clase magistral de interpretación. Grandísima obra.

La secuencia: En las más de dos horas y media que dura la cinta, las secuencias inolvidables son numerosas, pero entre ellas una logra elevarse como la más legendaria de todas. Nos referimos, como no podía ser de otra forma al ataque aéreo de helicópteros americanos acompañado por la música de la obra de Wagner “La cabalgata de las Walkirias”. Jamás dejará de ponernos la piel de gallina.

4