Bolsamania

Dirás que son malas, pero a mi encantan: Nuestros 10 “bodrios” preferidos (Parte I)

Nos sentamos en una mesa con nuestro grupo amigos “gafapásticos”. Hablamos de Haneke, Lars Von Trier, Murnau y similares, pero algo late en nuestro interior. Una fuerza que grita por salir. Aguantamos una hora, dos… ¡No más! Nos subimos a la silla, abrimos nuestra camisa haciendo volar los botones y desatamos a la bestia. Una foto de Michael Bay abrazándose con Roland Emmerich toma la estancia. Gritamos: ¡Oh capitán, mi capitán! Allá va nuestro Top 10 de películas consideradas un “bodrio” o meras estupideces por la mayoría de cinéfilos, pero que a nosotros nos encantan:

10. El Imperio del Fuego (Rob Bowman, 2002): Resulta escandaloso que Matthew McConaughey y Christian Bale hayan tenido que esperar a estos últimos años para ganar su Oscar estando ahí “El Imperio del Fuego”. Unas obras en Londres despiertan a un temible dragón en estado de buena esperanza. La criatura y sus vástagos arrasan el mundo entero, pero nuestro dos protagonistas son más peligrosos que las hordas de bicharracos. ¡¿Cómo podéis no acordaros de ella?!

1
9. Armageddon (Michael Bay, 1998) : Dadme un segundo, que se me viene el final y… y… ¡Ufff! ¡Qué clase Bruce Willis! Un meteorito se encamina a la Tierra con intenciones malas, malas. Lo que desconoce es que por aquí vive un tipo llamado Harry S. Stamper, experto en extracciones petrolíferas, que con su disfuncional grupo de trabajadores le va a dar lo suyo. Planazos giratorios marca “Bay”, música de alucine… ¡Yipi ka yei, meteorito hijo de …!

2
8. Godzilla (Roland Emmerich, 1998) : La nueva versión de “Godzilla” que nos llega el próximo mes tiene pintaza, pero la de Roland Emmerich ya era canela en rama. Si no te gusta ver a una criaturilla de 100 metros destruir ciudades, háztelo mirar. Por si fuese poco, el animalillo venía con descendencia incluida: una especie de velociraptores cabezones para comérselos. Sencillamente gloriosa desde las primeras secuencias con el chinico y la llama.

3
7. George de la Jungla (Sam Weisman, 1997) : No vamos a andarnos con rodeos. La cumbre del humor de las últimas dos décadas se alcanzó con Brendan Fraser y su pecualiar Tarzan. Un canto a la libertad, con interpretaciones legendarias, secundarios de lujo y con un guión brillante basado en el hermoso mito de… ¡Qué diablos! Me parto la caja y no hay más que hablar.

4
6. Starship Troopers (Paul Verhoeven,1997) : La primera aparición en nuestra lista del tan brillante, como en ocasiones incomprendido Paul Verhoeven. Una guerra intergaláctica contra insectos gigantes es una de las cinco ideas más perfectas que ha dado la historia del cine. La cinta roza la perfección de principio a fin. Algunos desaprensivos me repiten que es horrible, pero cada vez que la veo es, si cabe mejor.

5