Bolsamania

¿De verdad tiene un Oscar? (Parte 2)

Si ayer nos hacíamos eco de la lista más oscura de los Oscar en lo referido a su categoría de mejor actriz, en esta ocasión nos centramos en los mayores patinazos de la Academia al entregar su premio a actor principal. Nombres a los que ustedes no darían crédito e incluso que ni tan siquiera conocen plagan este compendio de torpezas.

  • Art Carney: Cómico televisivo ganador en 1974 por su personaje de “Harry y Tonto”. La Academia lo prefirió antes que a Al Pacino y su “El Padrino II”, Jack Nicholson y “Chinatown”, Dustin Hoffman y “Lenny” o Albert Finney y “Asesinato en el Orient Express”. Lágrimas de sangre del aquí firmante por el mero hecho de tener que escribir estas líneas.oscar2
  • F. Murray Abraham: Aprovechando que estaban en caliente, los académicos marcaron la casilla de mejor actor también para la cinta “Amadeus” allá por 1984. Un premio para Murray Abraham que nadie discutió en su momento por la trascendencia de la película, pero que a día de hoy nadie comprende. Fin de la carrera de un actor que desde entonces solo logró algún secundario aceptable. En todo caso, el menor de los males, ya que su compañero de reparto Tom Hulce podría haber sido el colmo de los colmos.

oscar3

  • Michael Douglas: Robin Williams, Jack Nicholson, Marcello Mastroianni y William Hurt todavía no dan crédito. El apellido “Douglas” daba a Michael un Oscar en 1987 que nadie podría haber imaginado. Un actor con diez años de fama coronados por otro premio de la Academia inaceptable. Si su papel de Gordon Gekko destacaba en “Wall Street” era simplemente por la pobre capacidad interpretativa de sus compañeros.oscar4
  • Nicolas Cage: No es de extrañar que choque encontrarse a Nicolas Cage en el palmarés de ganadores de 1995. “Leaving Las Vegas” suponía el primer y último Oscar de la carrera de Cage, probablemente el intérprete más ridículo que se pasea a día de hoy por Hollywood. Un actor capaz de llegar a lo más alto sin variar un centímetro su “cara de palo”.oscar5
  • Adrien Brody: Nadie discutirá aquí la calidad de “El pianista”, la cinta que le valía el Oscar a Adrien Brody en 2002. Una buena interpretación, pero incomparable a la de Daniel Day Lewis (“Gangs of New York”) o Jack Nicholson (“About Schmidt”). El tiempo ha terminado por poner en su sitio a un actor irrelevante para la historia del cine.oscar6
  • Jean Dujardin: En la penúltima edición de los Oscar pudimos disfrutar de un magnífico “alarde de sabiduría” de los académicos. Un Oscar a un tal Jean Dujardin por el tamaño de su sonrisa, consecuencia de una película extremadamente sobrevalorada como “The Artist”. Por esa regla de tres, nuestra Maribel Verdú debería haber conseguido una decena de estatuillas por su brillante papel en “Blancanieves”. Y encima Brad Pitt y Gary Oldman de vacío.

oscar7

20 comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.