Bolsamania

¿De verdad NO tienen un Oscar?(Parte 1)

Dadas las reacciones al respecto de los artículos de “¿de verdad tiene un Oscar?”, y ya que desde Alucine queremos satisfacer a nuestros lectores, con el este artículo buscamos atender las reclamaciones de una lista con esos grandes patinazos de la Academia de Hollywood, no ya por otorgar estatuillas más que discutibles, sino por privar de reconocimiento a algunos de los nombres más importantes de la historia del cine. En esta primera parte, nos centraremos en las figuras de grandes directores olvidados por los premios, dejando a los intérpretes para la “Parte 2”.

Alfred Hitchcock: Así es. Tómense su tiempo para asimilarlo. Probablemente el director más trascendente de la historia del cine, el hombre al que le debemos el cine tal y como hoy lo conocemos nunca levantó una estatuilla a la mejor dirección. Hasta en cinco ocasiones se fue de vacío el autor de “Psicosis”, “Rebeca”, “La ventana indiscreta”, “Vertigo”,”Con la muerte en los talones” y otras cincuenta maravillas más.

cha2

 Stanley Kubrick: El cine hecho persona. Un auténtico visionario al que muchos consideran simplemente el mejor. Ni “Barry Lyndon”, ni “La naranja mecánica”, ni “Espartaco”, ni “Senderos de Gloria”, ni “2001:Una odisea en el espacio” se consideraron como merecedoras del Oscar a la mejor dirección. Ahí es nada. Cuatro nominaciones como director, cero premios.
cha3
Orson Welles: Si haber dirigido “Ciudadano Kane”, “La Dama de Shanghái” o “Sed de Mal” no es suficiente para que la Academia decida que mereces una estatuilla, no se que nos queda esperar al resto. El actor y director era considerado demasiado independiente creativamente como para prestarle atención. Un Oscar Honorifico en 1971 que hacía mayor la ofensa al buen gusto, si cabe.
cha4
Charles Chaplin: Año tras año, el grandísimo Charles Chaplin veía como los académicos de Hollywood pasaban por alto obras hoy imprescindibles como “La quimera del oro”, “El gran dictador”, “Luces de ciudad” o “Tiempos modernos”. Frente a los desaires, uno de los mejores artistas que ha pisado este planeta respondía una y otra vez con el silencio más atronador que se haya visto nunca. Dos tristes Oscar honoríficos no son más que un burdo premio frente al cariño y reconocimiento del público que poseerá eternamente.
cha5
Sidney Lumet: Hace casi dos años fallecía uno de los grandes directores de los últimos cincuenta años, y lo hacía sin haber logrado un Oscar en toda su carrera. Sidney Lumet se quedaba en su butaca aplaudiendo al ganador hasta en cuatro ocasiones. Ni “Veredicto final”, ni “Network”, ni “Tarde de Perros”, ni “Doce hombres sin piedad” merecieron el mayor reconocimiento de la industria del cine. Incomprensible.
cha6
Extranjeros olvidados: Además de los nombres mencionados, no son pocos los directores no americanos que escribieron sus letras en oro en la historia del cine, pero que nunca recibieron el reconocimiento de la Academia. Roberto Rossellini, Vittorio de Sica, Robert Altman, Ingmar Bergman, Jean- Luc Godard o Akira Kurosawa (por citar solo a algunos) jamás levantaron un Oscar, pese a aportar mucho más al cine que el noventa y cinco por ciento de los premiados.

16 comentarios