Bolsamania

Crítica: “Nightcrawler”

45

¿Sabéis esas veces en las que uno sale del cine con la sensación de que algo te ha golpeado como una maza? Pues esta es una de ellas. El magnífico director y guionista, Dan Gilroy ha decidido sacar a pasear al ser humano en su dimensión más turbia y lobuna, le ha puesto el rostro de Jake Gyllenhaal y lo ha soltado por los caminos más sórdidos de la ciudad de Los Ángeles. A este arrebato de oscuridad emocional le ha puesto el nombre de “Nightcrawler” y nos ha atrapado sin que tuviésemos tiempo ni de reaccionar.

46

Lou Bloom (Jake Gyllenhaal) es un apasionado joven que busca la forma de ganarse la vida sin demasiado éxito. Cuando una noche se cruza fortuitamente con un accidente de tráfico descubre la que puede ser su auténtica vocación: el periodismo criminalista. Dicho así suena a kilómetros de lo que realmente es, ya que Lou es un individuo sin ningún tipo de empatía por el ser humano y en el morbo de la gente por ver las 47situaciones más cruentas, salvajes e hirientes encuentra su verdadera vocación. No hay atisbo de emociones en la oscura mirada del joven. Solo ambición por darle a la gente la explicitud que desea.

Nightcrawler” se mueve con un intenso contoneo a lo largo de las casi dos horas de bofetada al espectador que el director se saca de la manga. Pese a que caminemos junto a un individuo con el que resulta demasiado complicado empatizar, algo nos va atrapando en el insano ambiente de la noche de Los Angeles. Mientras censuramos la falta de ética y relajación moral de Lou, nos sorprendemos a nosotros mismos buscando que el personaje vaya un paso más allá en sus ambiciones. Queremos un escalón más morboso del que nos da en cada nuevo encuentro con la sangre que salpica el pavimento de la sórdida ciudad. Es entonces cuando nos damos cuenta de que Dan Gilroy no ha creado un personaje para dirigir el camino de la trama, sino que le ha puesto la cara de un demacrado e inquietante Jake Gyllenhaal a nuestro lado más perverso.

48

A todo esto, un buen puñado de ineptos han decidido que Jake Gyllenhaal no vaya a aspirar al Oscar en la próxima edición de los Premios de la Academia. La suya es, sin lugar a dudas la más poderosa interpretación de la temporada. Pocas veces la imagen del diablo ha sido tan oscura y sonriente. Suponemos que todos los que han torcido la cara ante la actuación de Gyllenhaal son los que se avergüenzan de su lado más tenebroso o que tratan de ocultarlo de forma enfermiza. En cualquier caso, aquellos que tengan el aplomo de devolverle la mirada a su “yo” más turbio encontrarán en este brillante thriller la esencia de esas películas que van más allá, aunque el más allá sea vil.

Héctor Fernández Cachón

@HectorFCachontwitter3

Un comentario