Bolsamania

Crítica: “El Renacido”

6

Nota: 7

… Y llegó “El Renacido”. Alejandro González Iñárritu es uno de los directores más importantes de las últimas dos décadas. Cada vez que el mejicano se pone tras las cámaras, muchos son los que dan saltos de alegría. No es de extrañar, ya que de su mano salieron obras del calibre de “Amores Perros”, “21 Gramos”, “Babel” o “Birdman”. Esta última suponía la gran confirmación del creativo con el reconocimiento de la Academia de Hollywood. Así, Oscar en mano, llegaba el primero de los tres exámenes realizados en “El Renacido”.

Cuesta encontrar rasgos del cine que lanzo a la fama a Iñárriu. Tras realizar tres películas con el guionista Guillermo Arriaga, la sociedad entre ambos se disolvía. Arriaga dejaba clara la continuidad del estilo con su debut tras las cámaras. “Lejos de Tierra quemada” parecía una película facturada por Iñárritu. Sin embargo, el retorno del director mejicano con “Biutiful” demostraba una asombrosa pérdida de identidad de un Iñárritu perdido en el limbo. Esto provocaba los primeros comentarios sobre un estilo que parecía más de Arriaga que del director de “Amores Perros”.

THE REVENANT

Así llegaba un radical cambio en sus formas. “Birdman” suponía la unión del director y de Emmanuel Lubezki. Para el que todavía no lo conozca, el director de fotografía podría ser el mejor de la historia del cine en estas lides. La cinta ganadora del Oscar venía a confirmar que el tono del filme escapa a las manos del director, lo que vuelve a quedar de manifiesto en “El Renacido”. Alejandro González Iñárritu es un fantástico director de actores, pero su estilo sigue siendo una incógnita. El examen 10al director mejicano volvía a dejarnos con la duda del verdadero alcance de su mano. Por contra, el examen a Lubezki volvía a demostrar que está tocado por Dios. La fotografía de “El Renacido” podría ser lo mejor que hemos visto jamás en una sala de cine. De hecho, cada año es capaz de firmar el mejor trabajo de su carrera.

La tercera prueba no tenía demasiadas dudas. Leonardo DiCaprio es uno de los grandes actores, no solo del presente, sino de la historia del cine. Resulta obsceno su talento para entregar hasta la última gota de ser a unos personajes de lo más complicados. Todo lo hace bien. Ganará el Oscar, pero si la Academia vuelve a darle la espalda, a nosotros nos resultará indiferente. Lo suyo está por encima de cualquier galardón.

5

¿Y que pasa con “El Renacido”? Pues que nos trae los 40 mejores minutos del año cinematográfico con un arranque soberbio. Desde ahí, la cosa se reduce a disfrutar de DiCaprio y de la fotografía. el filme es un espectáculo para los sentidos, pero es incapaz de mantener la atención durante las casi dos horas en las que el viaje se vuelve predecible. Extremo, pero predecible. Nadie discutirá que cada secuencia es gloriosa, pero la reiteración lastra a un trabajo que, de haber durado 45 minutos menos, sería indiscutible en todos sus extremos.

Héctor Fernández Cachón

@HectorFCachon