Bolsamania

Crítica de “R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal”

Antes de ver esta película, leí en alguna parte una brevísima crítica en la que se resaltaba algo así como “que no se preocupen el resto de los títulos del año en curso que ninguno puede ser peor que “R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal“, de verdad“. Pensé que exageraban y me hizo gracia, pero lo cierto es que tras los primeros cinco minutos de metraje con un inicio espantoso me olía que ese comentario no estaba siendo descabellado.

33325[1]

R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal” es una película, malísima, insufrible, terrible, abominable, espantosa, absurda y grotesca y todo esto es lo mejor que puedo decir de ella, así que imaginaos si quisiera ponerme en plan serio a abordar sus numerosos defectos. Oh, ¿no se supone que es lo que debería hacer ahora? Bueno, si ella no me ha tomado en serio como espectador, creo que es justo que no me la tome en serio yo a ella.

Robert Schwentke, el director, ya adaptó el cómic de “Red” con la ayuda de Jon y Erich Hoeber y no le fue mal. No es una película para tirar cohetes, pero, oye, entretiene y la vergüenza ajena queda sepultada gracias al toque ácido de los espías jubilados. Sin embargo, Phil Hay y Matt Manfredi son los que trabajaron el cómic de “R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal” para hacer su adaptación a la gran pantalla. Creo que esta vez no le ha salido muy bien a Schwentke la sociedad.

No sé cómo será el cómic, pero imagino que lo han destrozado página por página creando un gran dolor tanto a los fans como al autor. Nosotros, por suerte, solo sufrimos daños colaterales. Vemos una historia de por sí mancillada que no empaña el nombre de otra obra con la que pudiéramos compararla.

kevin_bacon[1]En cuanto a la historia, no se me ocurre mucho que deciros para animaros a ir este fin de semana a verla. “R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal” trata de la posibilidad de tener una segunda vida -al menos para los agentes de la ley- en la que se dedican a cazar muertos que se hacen pasar por vivos con malévolos planes. Nick (Ryan Reynolds) es traicionado por un compañero corrupto (Kevin Bacon) que lo manda derechito al departamento. Allí se le asigna una misión junto a Roy (Jeff Bridges), un vaquero desfasado que tiene que explicarle cómo funciona su nuevo trabajo al mismo tiempo que debe ejercerlo. Este trío conforman los personajes principales de la película, y aunque el casting es excelente, no luce ni un poco. Habría sido lo mismo que fueran tres desconocidos a que los hubieran sustituido Michael Fassbender, Leonardo DiCaprio y Matt Damon.

No hay muchas sorpresas en la trama. Con esos actores, ya puede uno contar con ciertas posiciones estratégicas, aunque pensaba, ingenuo de mí, que Kevin Bacon solo se quedaría a modo de cameo. Pero no, no, tiene un papel más extenso, lo que lo convierte en uno de los peores de su carrera sin duda alguna, pasando por encima de “El hombre sin sombra”. Jeff Bridges también está espantoso. Normalmente disfruto viéndolo, pero en “R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal” su sobreacutación ha sido una constante patada en el estómago. Ryan Reynolds tiene un pase: está normal, un poco en su salsa, pero sin posibilidad de destacar.

Seamos justos. No todo apesta. Hay alguna pequeña broma que intenta sacar una sonrisa al espectador, dos… pero difícilmente consigue hacer olvidar lo desastroso del guión plagado de clichés que se van cumpliendo uno por uno: inicio del protagonista explicándonos que no conocía el departamento R.I.P., flashback con su mujer en el que le dice, por supuesto, que siempre estarán juntos, la traición de un compañero, compartir misión con el agente más excéntrico a pesar de ser el nuevo y… ya completáis vosotros la lista si la veis porque está llena.

“R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal” es una mezcla de “Men In Black” con “Ghost”, así de sencillo… y así de espantoso. La cinta me ha dejado tan perplejo que no tengo ganas de hablar de los “monstruos” retrasados que aparecen brincando por la ciudad y riéndose como idiotas. Horrible.

i97s[1]

DANTESCO.

Yo os he avisado. Si la vais a ver, que sea por vuestra cuenta y riesgo.

2 comentarios