Crítica: “Blancanieves”

Si el cine español ocupa el lugar que ocupa dentro de la industria internacional es por una cuestión bien sencilla: la falta de tradición cinematográfica. Desde que la Guerra Civil Española estallase allá por 1936, la revolución de nuestro cine quedó congelada en el tiempo durante casi cuarenta años. Demasiado tiempo sin rodar buenas películas, ni avanzar en un concepto de cine propio. Hablamos de cintas impermeables a lo que ocurría en el resto del mundo. Valga como ejemplo que mientras en la Italia de posguerra despuntaba en 1948 el neorrealismo de la mano de Roberto Rossellini y su “Alemania, año cero”, en España la película del momento era “Brindis a Manolete”. Otro buen ejemplo está al otro lado de los Pirineos, ya que mientras en Francia la Nouvelle Vague daba un giro de timón al cine como siempre se había entendido con obras como “Al final de la escapada” de Jean-Luc Godard, ese mismo 1960 nos dejaba en España “Un rayo de Luz”, protagonizada por Marisol, película que, por encantadora que sea, hace imposible construir un futuro sobre ella. Solo algunos grandes entre los grandes como Buñuel o Berlanga lograron dar un impulso con grandes malabares más allá del cine propagandístico imperante plagado de toros y sevillanas (lástima de otras dos docenas de creativos como ellos). Desde que en España se puede hacer cine con libertad, nadie puede discutir que este es un país lleno de grandes artistas, capaces de lo mejor. Pero lo que no habíamos visto nunca es una cinta capaz de convertir en virtud esa pobre tradición española. Pablo Berger y su “Blancanieves” lo logra en un ejercicio cinematográfico sobre el que se pueden construir grandes cosas.

Blanca1

Fíjense lo esperpéntico de la propuesta: Carmen (Macarena García) es hija de la famosa cantante “Carmen de Triana” (Inma Cuesta) y del legendario torero Antonio Villalta (Daniel Giménez Cacho). Cuando su madre fallece y su padre queda postrado en una silla de ruedas, Carmen crecerá atormentada por su terrible madrastra, Encarna (Maribel Verdú). Huyendo de su pasado, Carmen emprenderá un apasionante viaje acompañada por una troupe de Enanos Toreros, bajo el nuevo nombre de “Blancanieves”. Con este argumento más de uno podría asustarse, pero no lo hagan. Acérquense a “Blancanieves” sin prejuicios y, si los tienen, que sean buenos. Pablo Berger construye una adaptación tan libre como original del famoso cuento de los Hermanos Grimm. Es Berger un director de los que arriesgan, pero que lo hacen desde el profundo conocimiento del cine mundial en general y del español en particular. Los toros y las sevillanas se utilizan con maestría, así como la tradición musical patria. La película fluye con una facilidad tan agradable como brillante. No sobra ni falta nada en un producto que conjuga entretenimiento y calidad como pocas veces se ve.

blanca3

“Blancanieves” es una cinta muda y en blanco y negro. No se asusten. Se olvidarán en el segundo minuto. A ello contribuyen de forma decisiva un plantel de actores entre los que destacan Maribel Verdú y Macarena García. La primera es la mejor actriz de este país en los últimos quince años y la segunda llega como un soplo de aire fresco para serlo en los próximos veinte. Sofía Oria, Daniel Giménez Cacho, Ángela Molina, Inma Cuesta, Ramón Barea, Emilio Gavira… todos ponen sus caras al servicio de personajes carismáticos donde los haya, favorecidos por una realización que otorga a cada uno su dosis necesaria de protagonismo. Berger se revela como un grandísimo director de actores.

Blanca4

La cinta que hoy nos ocupa viene de hacerse con diez premios Goya y casi una treintena de galardones nacionales e internacionales. Si no ha logrado hacerse con la nominación al Oscar es porque la Academia americana decidió optar el pasado año por la película muda equivocada (“The Artist”). Pero no son necesarios premios. “Blancanieves” pasa a formar parte de la historia cinematográfica española y, dentro de unos años será parte de los cimientos sobre los que se sostenga el futuro cine patrio. Lo mejor está por venir, ya que los próximos creadores tendrán como base el cine español de hoy: una de las mejores industrias del mundo.

Blanca2

 

 

2 Comments

  1. Francisco San Román Leñero junio 11, 2013
  2. Koop ritalin online diciembre 11, 2015