Bolsamania

Conociendo a… Emma Watson

Hablar de Emma Watson es hablar de la mezcla de sangre francesa y británica. Una apariencia afrancesada al más puro estilo Jean Seberg (“Al final de la escapada”) unida a un estilo interpretativo propio de la escuela inglesa, que forman un cóctel perfecto para el éxito. De abuela francesa, Watson nació en París, donde vivió hasta los cinco años de edad. El divorcio de sus padres (ambos abogados) supuso que se mudase junto a su madre y su hermano pequeño a Oxford (Inglaterra). Desde muy pequeña, Watson siempre había manifestado su deseo de dedicarse a la interpretación, de modo que con nueve años empezaba a participar en obras de teatro como “Arthur: The Young Years” o “El Príncipe feliz y otros cuentos”. Sin ninguna experiencia frente a las cámaras, la joven se presentaba al casting para una película llamada “Harry Potter y la piedra filosofal”. Emma Watson todavía no había cumplido los diez años.

Formación mágica en el Colegio Hogwarts

Tras ocho audiciones, los productores confirmaban que Daniel Radcliffe, Rupert Grint y la propia Emma Watson interpretarían los papeles principales en la primera película de la saga del famoso mago. Corría el año 2001 cuando “Harry Potter y la piedra filosofal” irrumpía en los cines de todo el mundo arrasando en las taquillas y convirtiéndose en todo un fenómeno cinematográfico que venía a unirse a lo que ya era un fenómeno literario gracias a las obras de J.K Rowling en las que se basaba la cinta. En 2011, tras ocho películas encarnando el papel de Hermione Granger y con 21 años, Emma Watson había crecido y madurado frente a las cámaras. La cifra de 7.500 millones de dólares recaudados por la saga hacían de la actriz británica toda una estrella infantil. Se presentaba un nuevo horizonte sin “Harry Potter”.

emma2

Las consecuencias de ser una buena actriz

El año 2011 era el momento del cambio. Emma Watson tenía que sacudirse el papel por el que todo el mundo la conocía. Hermione le había dado mucho, pero llegaba el trascendente momento de intentar romper con su imagen de niña empollona y alumna avanzada en el campo de la magia. La empresa no era sencilla, pero Watson sabía de su capacidad interpretativa y de la necesidad de hacer una transición suave al cine adulto. De esta manera llegaba su papel de la asistente de vestuario Lucy en “Mi semana con Marilyn”. La película lograba varios premios internacionales y Watson empezaba su transición, que venía a confirmarse este mismo año con “Las consecuencias de ser un marginado”, cinta aclamada por la crítica, con uno de los mejores guiones del curso y donde la actriz lograba centrar todas las miradas alzándose con varios premios para su interpretación que la situaron en todas la quinielas para el Oscar. Lo pequeño del producto alejó finalmente a Watson de las opciones de estatuilla, pero el objetivo se había logrado: ya era una actriz adulta.

emma3

Entre Coppola y Del Toro

Con una carrera disparada, Watson recibía la llamada de Sofía Coppola para ser la protagonista de “The Blind Ring”. De este modo, este 2013 se presenta como el año de la confirmación de la actriz. A este proyecto se une el de “Juerga hasta el final”, junto a James Franco, Seth Rogen, Jason Segel y Jonah Hill. Mientras tanto, la intérprete británica prepara una versión cinematográfica de “La bella y la bestia” a las órdenes de Guillermo del Toro. Así las cosas, con solo 22 años no duden de que tenemos Emma Watson para rato.

emma4