Bolsamania

Cine en TV: “Jóvenes ocultos”

lost-boys

Viernes 5 de abril – 20:20 – Paramount Channel

Hay películas que uno ve cuando es un niño y que siempre permanecen en la memoria. No eran obras maestras ni insignes aportaciones al cine. Pasan los años y las vuelves a ver y piensas que a lo mejor no eran tan buenas. Pero qué importa. Jóvenes Ocultos fue una de esas cintas de los 80 que cautivó a muchos niños y adolescentes. En la dirección, Joel Schumacher, uno de los cineastas más vilipendiados de las últimas décadas gracias a su paso por la saga Batman. Pero Schumacher participó en algunos proyectos interesantes como St. Elmo, punto de encuentro (una especie de continuación de la mítica El club de los cinco), Línea mortal o la misma Jóvenes Ocultos.

Y cómo intérpretes varios miembros fundamentales del cine de los 80. La pareja Corey Feldman y Corey Haim, presentes en muchas películas de la década, se ocupaban de poner las notas de humor. Haim era el hijo menor de una familia que llegaba al pueblo de Santa Clara en California. Junto a su hermano mayor Jason Patric y la madre Dianne Wiest (presente en varias cintas de Woody Allen) aspiraban a iniciar una nueva vida en este pequeño pueblecito de la costa. Pero Santa Clara esconde un misterio que los hermanos no tardarán en descubrir.

Jóvenes Ocultos mezcla con bastante acierto humor juvenil (esa pareja de alocados cazavampiros) y una historia  de amor romántico. Kiefer Sutherland interpretaba con maestría al jefe de una pequeña banda de malotes con moto que por las noches se dedican a chupar sangre y vagar por Santa Clara. Jason Patric se sentirá atraído por la vida de sus nuevos amigos hasta que se enamora de Jami Gertz.

La década de los 80 no fue muy proclive al género de vampiros. Pasarían años hasta que con cintas como Blade y más tarde Crepúsculo se volviera a poner de moda. Pero la peli de Joel Schumacher nos regala grandes momentos, especialmente con ese grupo de jóvenes chupasangres de estética heavy con carteles de Jim Morrison en su cueva. Estética ochentera por los cuatro costados y una banda sonora bastante interesantes con versiones de The Doors por parte de Echo & The Bunnymen. Y la bonita canción de Gerard McMann…