Bolsamania

Cine en TV: “El apartamento” de Billy Wilder

TheApartment1

Jueves 1 de agosto – 22:30 – La 1

Es una de las comedias dramáticas más célebres de la historia del cine. El Apartamento ha encandilado a legiones de espectadores en los últimos 50 años. Porque esta película ya ha cumplido sus bodas de oro y continúa manteniéndose joven. Buena parte del cine de comedia de la actualidad poco tiene que ver con el estilo Wilder, pero son muchos los directores jóvenes que piensan en el cineasta polaco a la hora de abordar una comedia de guión ágil.

Billy Wilder no solo tocó este género. Cuenta con obras colosales como Días sin huella, El crepúsculo de los dioses o Perdición, pero muchos de sus títulos más conocidos son comedias: Con faldas y a lo loco, Uno, dos, tres, Irma la Dulce, etc.  ¿Qué es lo que Wilder hacía tan especial para convertir historias corrientes en comedias de altos vuelos?

Heredó las buenas maneras de Lubitsch. Ambos compartieron un sutil sentido del humor y una capacidad para radiografiar la sociedad y sus tipos humanos y colocarlos en la pantalla con gran tino. Y el guión. Wilder siempre se rodeó de buenos guionistas. Él mismo se hizo un nombre en Hollywood como guionista antes de ponerse detrás de la cámara. I.A.L Diamond firma el guión original de El Apartamento junto al propio Wilder.

shirley1

Pocos aficionados al cine no conocen esta película, pero hacemos un breve resumen. El melifluo C.C.  Baxter (Jack Lemmon) es un trabajador de una gran empresa neoyorquina. Como forma de medrar, presta su apartamento a superiores para que lleven a sus ligues. Una temática arriesgada, teniendo en cuenta la censura. Pero los tiempos están cambiando. Ya es 1960. Solo hay que mirar el pelo de la bellísima Shirley MacLaine que no es familiar de John, sino de Warren Beatty. Shirley había debutado con Hitchcock en Pero… ¿quién mató a Harry? y consolidaba su carrera con su papel de ascensorista enamorada en El Apartamento.

La cinta se llevó 5 Oscars incluyendo los 3 más importantes: película, director y guión original. Pero más allá de los premios, dejó una huella imborrable en la historia del cine.