Bolsamania

10 segundas partes que sí fueron buenas (I)

Las segundas partes nunca fueron buenas. Este dicho antiquísimo se hizo norma en el mundo del cine, encontrándonos a lo largo de las décadas con secuelas infumables que sólo servían para explotar un éxito anterior. Pero, como toda regla tiene su excepción, en este y en un próximo artículo reseñamos 10 segundas partes que sí fueron buenas y alcanzaron o incluso mejoraron a su antecesora. Nos dejamos, por supuesto, alguna que otra más en el tintero. Aquí, del puesto 10 al 6 en este particular ranking:

10. Superman II. La aventura continúa (1980)

Tres criminales procedentes del planeta Krypton, a quienes el padre de Superman condenó al ostracismo en el espacio, consiguen escapar de su condena y se dirigen a la Tierra para enfrentarse al hijo de quienes les condenó. Richard Lester recogió el testigo de Richard Doner y dirigió la secuela de la exitosa “Superman” (1978). Esta secuela parte básicamente de todo cuanto vimos en la primera Superman para exprimir al superhéroe hasta la extenuación. O lo que es lo mismo, coge lo bueno de la primera entrega y le añade no uno, sino tres supervillanos a la altura de Superman. El resultado: una película mucho más espectacular que su antecesora. Quizá la mejor película sobre Superman hasta que asistamos al estreno de “El hombre de acero”. 

superman-2_1980_img-01

9. Mad Max 2. El guerrero de la carretera (1981)

Mad Max, el héroe solitario de una Tierra post-apocalíptica, intercede para ayudar a un grupo de supervivientes a luchar contra una banda violenta que quiere arrebatarle un tanque de gasolina. Así parte la secuela la primera “Mad Max” (1979), película de culto, cuya continuación supuso la película del cine australiano más cara hasta la fecha. No se escatimó en gastos, se construyó toda una ciudad ficticia en medio del desierto, se destruyeron decenas de coches y se rodaron multitud de explosiones. El resultado, una película que continúa todo bueno de la primera pero que explota con mucho mayores recursos, y que crea una atmósfera post-apocalíptica aún mejor.

Mad-Max-2-The-Road-Warrior

8. Aliens: el regreso (1986)

Una estupenda continuación del mito de terror “Alien: el octavo pasajero” (1979) que hace evolucionar a la saga hacia una nueva dimensión no sin ello perdiendo la esencia de su antecesora. Como suele ser habitual en las secuelas de películas exitosas, James Cameron contó en esta ocasión con el doble del presupuesto de la anterior, y, con ello, “Aliens: el regreso” se mostró mucho más espectacular, con más criaturas alienígenas y con mejores escenas de acción. Como decíamos, esta secuela ya no se centra en el terror psicológico y claustrofóbico de la anterior. “Aliens: el regreso” se rodó en tierra firme y se centra en el caos de una guerra contra lo desconocido, algo así como el Vietnam interespacial.

aliens_el_regreso_1986_8

7. El Señor de los Anillos: Las dos torres (2002)

La trilogía que revolucionó el cine del siglo XXI continuaba con “Las Dos Torres” su senda hacia lo más profundo del Monte del Destino. Con “El Señor de los Anillos: Las dos torres” Peter Jackson nos deslumbraba con todo aquello que quizá le faltó a “La comunidad del anillo” (2001), batallas épicas y mayor profundidad en la historia, con múltiples historias paralelas. Inolvidable la batalla del Abismo de Helm y cómo Frodo comienza a volverse cada vez más oscuro y más influenciado por el poder maligno del Anillo. El resultado es un excelente capítulo intermedio de la trilogía, que será superado, a su vez, con la tercera y última entrega, “El Retorno del Rey” (2003).

Go Home, Merlin. You're Drunk.

6. La muerte tenía un precio (1965)

La “Trilogía del Dólar”, de Sergio Leone, es probablemente la mejor saga Western de la historia del cine. La primera de sus películas, “Por un puñado de dólares” (1964) introducía el inolvidable personaje del Pistolero sin nombre, Clint Eastwood, en una cinta sencilla pero con un increíble ritmo narrativo. “La muerte tenía un precio” es más profunda en historia y más espectacular en tiros, en acción y en un maravilloso final. Si en la primera parte nos encontrábamos ante la historia de un hombre solitario que intercede en la guerra entre dos familias por el control del pueblo de San Miguel, en “La muerte tenía un precio” Leone nos pone en la piel de dos cazarrecompensas en una lucha desesperada por encontrar al mismo hombre. ¿Por qué es mejor que la anterior? Además de lo dicho antes, por la inclusión del personaje de Lee Van Cleef.  Todo ello encontrará su cénit en la tercera entrega, “El bueno, el feo y el malo” (1966).

la_muerte_teni769a_un_precio-XxXx80

21 comentarios