El ascenso del populismo de identidad está haciendo que el mundo sea más peligroso

| |
CapitalBolsa
Capitalbolsa | 09 nov, 2018 16:16
cbpopulismo9219 short1

Una poderosa ola de populismo está barriendo el mundo, envolviendo no solo regiones como América Latina, donde ha tenido una gran influencia, sino también Europa, América del Norte y partes de Asia. Pocos expertos lo vieron venir, y nadie sabe cuáles serán sus repercusiones finales. Pero si los patrones históricos se mantienen, este tipo de populismo, alimentado por un nacionalismo estridente, puede aumentar las posibilidades de conflicto armado dentro y entre las naciones. Mucho está en juego.

El populismo no es nuevo; se remonta a la antigua Grecia y Roma. Es simplemente una estrategia política en la que un líder construye una base de poder en segmentos marginados o sin poder de la sociedad.

Para hacer que esto funcione, los líderes populistas implementan políticas y reformas que benefician a los marginados a expensas de la élite, o al menos a las partes de la élite que se oponen a ellos.

El populismo es intencionalmente perturbador, incluso revolucionario, ya que desafía el status quo y socava la distribución existente de poder y riqueza.

El populismo se produce en diversas variantes.

El populismo económico moviliza a la clase pobre o trabajadora contra las élites económicas en busca de una distribución más equitativa de la riqueza y concentra el poder político en manos del líder populista. Su encarnación moderna surgió en la América del siglo XIX y desde entonces ha entrado y fluyendo, especialmente en América Latina, donde el populismo económico actual, además de un gobierno cada vez más autoritario, ha envuelto a Venezuela en una crisis.

Otra variante del populismo se basa en la inclusión, buscando integrar a los grupos marginados políticamente en la sociedad, como se vio en el movimiento de derechos civiles en Estados Unidos en la década de 1960 y el movimiento contra el apartheid en Sudáfrica en la década de 1980.

El populismo que crece en Europa y América del Norte hoy en día tiene una forma diferente alimentada por el nacionalismo estridente que se define por la etnicidad, la raza y la religión. Llámelo populismo de identidad.

En un siniestro reflejo del fascismo y el nazismo del siglo XX, el populismo de identidad acentúa la moral inherente de una clase no elite definida étnica o racialmente, afirmando que está bajo el ataque de una élite impura e inmoral que busca destruir los valores nacionales a través del multiculturalismo y la decadencia ética.

Esta idea de un conflicto de época entre lo que los nazis llamaron "volk", el pueblo, y las elites decadentes y globalizadoras ha resurgido en las ideas descarnadas de los movimientos nacionalistas blancos en los Estados Unidos, el Frente Nacional en Francia y el partido Alternativa para Alemania.

Existe sutilmente entre los principales partidos populares de la derecha política, aunque algunos de ellos se están incursionando más abiertamente en esta ideología tóxica.

Si continúa extendiendo su alcance político, el populismo de identidad puede aumentar las posibilidades de conflicto armado entre países y dentro de las fronteras nacionales. Hay varias razones para ello.

Primero, el populismo de identidad se basa en amplificar las diferencias entre 'nosotros' y 'ellos', enfatizando las diferencias étnicas, raciales, culturales o religiosas e imbuyéndolas de una dimensión ética: 'nosotros' somos morales o puros, y 'ellos' son criminales enfermos y simplemente malvados.

Este tipo de frases, que llenaron la retórica nazi y fascista en el siglo XX, es muy común hoy en día entre los líderes populistas en Europa. Y se desliza en las declaraciones del presidente de los Estados Unidos Donald Trump y sus "colaboradores" en Fox News y otros medios de derechas, especialmente en sus falsas representaciones de oleadas de inmigrantes enfermos y acosados ​​por el crimen que intentan invadir las fronteras de Estados Unidos.

Si bien ver el mundo dividido de esta manera no garantiza el conflicto, aumenta las posibilidades de violencia. Siempre es más fácil usar la fuerza contra un oponente visto como menos moral o menos humano y representado como un enemigo constante de una cultura nacional definida étnica o racialmente.

Incluso dentro de las naciones, tal dualidad de la sociedad, "morales" e "inmorales", podrían provocar conflictos. Lo más probable es que el mundo vea una nueva ola de guerras civiles y movimientos separatistas facilitados, al menos hasta cierto punto, por el populismo de identidad.

Una segunda razón por la cual el populismo de identidad aumenta las posibilidades de conflicto armado es su deslegitimación de las instituciones internacionales diseñadas para prevenir o limitar la guerra entre naciones, en favor del hipernacionalismo y un sentido estridente de soberanía.

Solo hay que ver el desdén de Trump por las Naciones Unidas y la Unión Europea, ambas organizaciones creadas explícitamente para reducir las posibilidades de conflicto entre estados. Si bien las Naciones Unidas puede ser una organización muy defectuosa, ese no es motivo para deslegitimar a las instituciones internacionales, dados los riesgos.

La tercera razón por la que el populismo puede aumentar las posibilidades de conflicto es que los líderes populistas a menudo se aferran ferozmente al poder, debilitando las instituciones democráticas y cualquier límite a su propio poder.

A menudo crean un sistema político con algunas trampas de la democracia —quizás elecciones amañadas o una legislatura flexible— que de hecho es autoritaria. El resultado es tanto el falso populismo como la falsa democracia. Venezuela, Rusia y Turquía van por ese camino, y algunas naciones europeas, como Hungría y Polonia, pueden seguirlas pronto.

La historia sugiere que los líderes autoritarios a menudo distraen la atención de sus fracasos culpando a los oponentes en el país y en el extranjero, afirmando que solo ellos pueden mantener a raya a los enemigos de su nación.

Nuevamente, esto no garantiza que vaya a haber violencia armada, pero ciertamente aumenta las posibilidades, particularmente cuando se debilita el poder de un líder populista en el poder.

Por supuesto, no todo el populismo es malo: el populismo inclusivo históricamente ha conducido a sociedades más justas desde los Estados Unidos hasta Sudáfrica. Pero el populismo de identidad de hoy es una bestia diferente, una manifestación de malignidades alimentada por internet que parecía vencida en la Segunda Guerra Mundial.

Día a día, está haciendo del mundo un lugar más peligroso.

fuentes: Steven Metz,l autor de "Irak y la evolución de la estrategia estadounidense"

Carlos Montero - Lacartadelabolsa

Principales brokers

Brokers Regulación Spread EUR/USD Depósito mínimo  
Cyprus Securities ... 0.023 10 Ver perfil
Cyprus Securities ... 200 Ver perfil
Cyprus Securities ... 500 Ver perfil