¿Un enfermo de cáncer en fase terminal se cura por la mentira del médico que le dice que solo tiene una gripe?

Capital Bolsa

CapitalBolsa
Capitalbolsa | 20 jun, 2019 10:40
cb diagnosis sh111

El cuadro económico se complicará en España, al igual, que en el resto del mundo. El factor político nos provoca cansancio, aquí y en otras áreas de influencia económica. Hastío y desorientación abundan por todas partes. Unos dicen que es el miedo generado por la guerra comercial, otros, que es un proceso alérgico global. En los últimos días he leído de todo.

También, proyecciones globales apocalípticas, aunque en algunos casos no las comparto, relativas al estancamiento de las políticas fiscales, la pronta subida del paro y una fuerte caída de los beneficios empresariales como responsables de la extensión y profundización de la Recesión Económica Global. También, que el PIB estadounidense caerá más de lo que los analistas prevén y que, por supuesto, la tasa de desempleo nos traerá malas noticias. He leído que seguirá la tensión en los bonos, que la economía del mundo se enfrenta a un escenario similar al de 1929 o que la amenaza de deflación es cada vez más alta y que la recesión vuelve a ser inevitable...

"Se ha dicho, del mismo modo, que la ampliación de los spreads volverá a tensionarse y que la normalización tardará en llegar. Que el consumo privado, que ahora intenta levantar cabeza, volverá a sus cuarteles de invierno. La incertidumbre global, en lo económico y en lo político, serán los grandes problemas y las condiciones de crédito, aunque con tipos negativos y el apoyo de los bancos centrales, no serán lo que fueron para familias, individuos y pequeñas y medianas empresas. Solo se salvarán las que cuentan con el apoyo de compra de sus bonos por parte del Banco Central Europeo. El Dólar/Euro, librarán una singular batalla, siempre haciendo lo contrario de lo que opina la mayoría, y los beneficios empresariales caerán de forma brusca en Europa y en el mundo..."

“Muchas compañías recortarán los dividendos pagados, resultando una rentabilidad inferior a la actual. La deuda soberana sufrirá una reordenación, es decir, habrá defaults parciales. Ya se vuelve a hablar por enésima vez de Italia. En los mercados emergentes, la prima de riesgo seguirá muy alta. El dinero permanece sin fluir hacia la Bolsa y los tipos de interés ya no saben qué porcentaje volver a recortar…"

“¿Y luego qué? ¿Por qué no nos ponemos a trabajar, a fabricar ideas, sí aunque solo sean ideas, una vez comprobado que no son suficientes los trillones de dólares con que la Administración de Obama inundó los mercados de EEUU y animado al resto de las grandes (ahora débiles) potencias económicas a seguir sus pasos? ¿Es suficiente la fe, la creencia de las masas en que el presidente de EEUU no sacará de la ciénaga? ¿Es posible el milagro permaneciendo de brazos cruzados? ¿Arreglará todo la contabilidad creativa? ¿Un enfermo de cáncer en fase terminal se cura por la mentira del médico que le dice que solo tiene una gripe? ¿Nos aliviará la deuda histórica contraída y la que acabamos de contraer con las medidas de estímulo?...”

“El patio de la Bolsa está vacío de operadores y de inversores finales. La desconfianza es absoluta. Abundan la confusión y los estados anímicos deprimidos. Algunos discuten sobre el fondo del mercado, pero no hay ideas nuevas. Todo sigue igual que hace dos décadas, cuando empezó a dibujarse la tendencia bajista general, que muchos actores en los mercados y políticos de alto rango no quisieron ver… “

“¿Hay que cerrar los ojos y esperar la muerte? ¿Dónde está aquél gurú reputado, que dijo “dadme una idea y moveré la Bolsa”? Ni una cosa ni la otra. No es el momento de lanzar una idea para que salte la Bolsa como una liebre asustada. Es el momento de lanzar ideas para hacer bien los deberes, y, entonces, las Bolsas subirán por la llegada de flujos de dinero…”

(Resumen de la entrevista que mantuve hace unos días con uno de los grandes gurús de la Bolsa española)

twitter.com/moisesssromero @MoisesssRomero