¡Cuidado...el "dinero tonto" se ha vuelto optimista"!

Capital Bolsa

CapitalBolsa
Capitalbolsa | 15 abr, 2019 12:26
dinerotontocb21

El mercado de valores es clasista. Sus participantes distinguen entre "dinero inteligente" (smart money), y "dinero tonto" (dumb money). Aunque ambos, es evidente, tienen la misma capacidad de compra, no tienen la misma consideración por los inversores. Y esto tiene una explicación: La historia.

El "dinero inteligente", que es aquel utilizado por los gestores institucionales, los directivos de las compañías cuando operan en acciones de sus propias empresas, los gestores de las mesas de tesorería de la cuenta propia de los bancos, los traders profesionales, históricamente ha demostrado poder batir recurrentemente a los índices de referencia, lo cual, créanme, es bastante difícil. Mientras que el "dinero tonto", básicamente el de los fondos de pensiones e inversión, y el de los inversores particulares, sobre todo estos últimos, en promedio han presentado rentabilidades por debajo de los índices de referencia. Es decir, les hubiera ido mejor utilizar una gestión pasiva y comprar un indicador de referencia, antes que elegir ellos mismos los valores.

El dinero inteligente ha demostrado ser capaz de batir recurrentemente al mercado.

Hay otra máxima en los mercados: "Cuando el dinero tonto se vuelve optimista es hora de vender". Pues esto es lo que precisamente está empezando a suceder ahora.

El repunte del mercado de valores en lo que llevamos de año está dejando a todo el mundo sorprendidos. Bueno, a todo el mundo no, "el dinero inteligente" ha sido el principal protagonista de ese repunte, mientras que el "tonto" se ha mantenido cauteloso y en gran parte fuera del mercado, como lo demuestran los datos de encuestas y flujos de fondos.

Ahora bien, en estas últimas semanas los inversores individuales están volviendo al mercado, lo que muestra un renovado optimismo en las encuestas, y entradas netas en los fondos de inversión. La última encuesta de E-Trade StreetWise, publicada el pasado viernes, mostró que el 58% de los inversores preguntados se calificaron como optimistas con las bolsas, un aumento del 12% respecto de la encuesta anterior.

"Se ha levantado una nube sobre el mercado, ahora que a los inversores no les preocupa que la Fed sea demasiado agresiva, y también estamos viendo señales de un posible avance en el acuerdo comercial entre Estados Unidos y China", Mike Loewengart, vicepresidente de inversiones de E-Trade dijo a MarketWatch, argumentando que estos factores han ayudado a convencer a sus clientes de que aún hay espacio para correr en el mercado alcista actual.

No es esta la única encuesta que muestra este incremento de optimismo entre los inversores particulares. La última de la Asociación Americana de Inversores Individuales también mostró un fuerte incremento en la visión positiva.

¿Es entonces momento de alegrarnos de que el mercado haya encontrado nuevos inversores? Pues no, precisamente lo contrario. El hecho es que la historia también nos ha mostrado que cuando el inversor particular incrementa mucho su nivel de optimismo, como pasa en estos momentos, las bolsas se comportan peor que el promedio y en algunos casos experimentan fuertes retrocesos. Es lo que en el argot se denomina traspasar las posiciones de las manos fuertes a las manos débiles.

Lo dicho: El mercado de valores es muy clasista.