BCE: pulpo, animal de compañía

Jesús Sánchez-Quiñones, director general de Renta 4 Banco

CapitalBolsa
Capitalbolsa | 14 jun, 2019 19:45 - Actualizado: 10:15
pulpocb1

Evidentemente un pulpo no es un animal de compañía, pero algunos pretenden a toda costa que la realidad se acomode a sus convencimientos, por muy irreales que estos sean. El informe publicado por el BCE sobre los "positivos" efectos de los tipos negativos es sorprendentemente llamativo. Alcanza unas conclusiones que con los propios datos aportados en el informe son, al menos, altamente discutibles.

Para empezar, el informe ha sido realizado utilizando información confidencial de los balances bancarios de la Eurozona. Por lo tanto, no se desglosan los datos de dónde saca sus conclusiones, ni estos pueden ser comprobados. En cualquier caso, la tesis que pretende avalar el informe es la "utilidad de la política de tipos de interés negativos (NIRP) para estimular la economía".

El BCE argumenta que "los bancos saneados sí son capaces de repercutir los tipos negativos a sus clientes". Bueno, sólo a los clientes corporativos, no a las personas físicas. Siguiendo dicha argumentación, si un banco no es suficientemente solvente no será capaz de cobrar a sus clientes por tener depósitos en esa entidad. Por lo tanto, si los bancos son capaces de trasladar el coste que el BCE impone a los depósitos de los bancos en el banco central, los tipos negativos no perjudican a la banca. Esta es la sorprendente conclusión del informe.

Los mismos datos que facilita el BCE (pág.3) contradicen su propia conclusión. En el conjunto de la Eurozona solamente el 5% de los depósitos soportan tipos negativos. En el caso de las empresas el porcentaje asciende hasta el 20%. En el caso de Alemania, el porcentaje de depósitos con tipos negativos es del 15%, aplicándose a la mitad de los depósitos de empresas. ¿Cómo es posible concluir que los tipos negativos no perjudican a la banca si sólo se ha repercutido el coste de los tipos negativos al 5% de los depósitos? (Leer más)