El 70% de la población mundial puede contagiarse del coronavirus, pero la inmensa mayoría ni se enterará

CapitalBolsa
Capitalbolsa | 25 feb, 2020 12:12 - Actualizado: 14:49
coronavirusmundo1

Se están viviendo situaciones descontroladas en los mercados financieros por el coronavirus, que en algunos casos se están trasladando a la calle: Estanterías de los supermercados vacías, sobreinformación en los medios, medidas de distanciamiento poblacional..."Hay una pandemia de miedo", decía recientemente un analista con acierto.

Esto no significa que no haya que ser responables y adoptar las medidas que nos señalan las autoridades, evidentemente hay que hacerlo para ayudar a un sobrecargadísimos sistema sanitario, pero la calma debe prevalecer y debemos huir del pánico, que raramente ayuda.

Para contribuir a poner algo de calma a la situación, nos gustaría traer de nuevo el análisis del epidemiólogo de la Universidad de Harvard Marc Lipsitch, en el que mostraba su convencimiento de que, en tan solo un año, en torno al 40-70 por ciento de la población mundial se infectará del virus COVID-19, pero que más del 80% de los infectados ni siquiera se darán cuenta, y la mayoría de los restantes solo tendrán síntomas leves.

Lipsitch no está solo. Es más, la misma OMS ha pedido al mundo que se prepare para una "potencial pandemia". Desde el principio, los epidemiólogos avisaban que la aparición de una nueva enfermedad abría una enorme cantidad de escenarios. El mejor de ellos era que fuéramos capaces de controlar la enfermedad en el foco de Wuhan y la provincia de Hubei; el peor, que el coronavirus se transformara en una nueva enfermedad estacional, un coronavirus endémico, una "nueva gripe".

Eso lo sabíamos desde que estalló la crisis. Lo que ha ocurrido ahora es que los brotes en Italia, España, Irán, Corea del Sur o Japón parecen querer decirnos que cada vez estamos más cerca del peor escenario.

Hoy por hoy, hay cuatro coronavirus circulando de forma estable por poblaciones humanas. Dos de ellos (OC43 y 229E) se identificaron en la década de los años 60, los otros dos (HKU1 y NL63) fueron descubiertos a raiz de la crisis del SARS a principios de siglo. Todos ellos habían estado circulando décadas o incluso siglos por distintas especies animales. "No solemos prestarles atención porque [en comparación con la gripe estacional] son muy mundanos", explicaba Stephen Morse, de la Facultad de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia.

Artículo completo.

contador