Publicidad
Publicidad

Prevención en el Trabajo – Colores

Frecuentemente, la fatiga excesiva de los ojos, que puede causar gran tensión nerviosa y otros desordenes serios, proviene del esfuerzo constante involuntario del ojo por adaptarse a contrastes perjudiciales de color o sustraerse a la acción de fuertes resplandores. No basta que haya luz suficiente en los lugares de trabajo, sino también, que los colores estén debidamente dispuestos.

En Carolina del Norte, las obreras tienen que estar mirando las tiras de dril azul que una maquina arrastra rápidamente debajo de sus ojos. Anteriormente, las paredes eran blancas, color que se había escogido a fin de obtener buena luz, pero cuando las obreras alzaban momentáneamente los ojos del azul del dril y los dirigían al blanco de la pared, les parecía ver algo de color anaranjado o amarillento. Este fenómeno se llama de la imagen accidental, que consiste en que, cuando uno mira intensamente un color y luego retira la vista hacia otro lado, se le presenta en la retina, por el esfuerzo de readaptación del ojo, una imagen del color complementario del primero. Las trabjadoras, al volver nuevamente los ojos al dril, necesitaban varios segundos en recobrar la visión normal. Un especialista en colores soluciono este problema eficazmente e indico pintar las paredes de color amarillento o anaranjado, es decir, un color complementario al azul.

La ciencia de los colores produce varios de sus mejores resultados, no solo con colores vivos y brillantes, sino con el blanco y el negro puros. Los efectos que se obtienen son de carácter enteramente físico, y se debe al hecho de que el negro absorbe calor y el blanco lo rechaza. Una fabrica pinta de blanco el techo que tiene revestimiento negro de alquitrán con pintura de poca duración todas las primaveras, de esta manera disminuye en varios grados la temperatura del interior todo el verano. Cuando llega el otoño, los agentes atmosféricos ya han destruido la pintura y durante el invierno, el techo negro de alquitrán, con su gran poder absorbente mitiga el frío en el interior del edificio.

Una fábrica de instrumentos de New York informo que debido al acondicionamiento ha aumentado la producción en un 15% y además los obreros trabajan con más ganas y están más contentos y el número de ausencias al trabajo ha disminuido un 60%.

Una compañía en Detroit, ahorró en el recobro de piezas pequeñas caídas al suelo, que antes se barrían por no verse, lo suficiente para pagar los gastos en el cambio de colores.

Los principios de la ciencia de los colores se han conocido cuando Newton, mirando por un prisma de vidrio, descubrió el espectro solar, pero recientemente se ha empezado a utilizar en la práctica laboral.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *