Publicidad

Cómo te afecta trabajar sin contrato

Un contrato de trabajo es un elemento fundamental en la relación entre trabajador y empresa. Tanto por ser la herramienta la que se determinan las condiciones de empleo, como por lo que representa para el futuro del trabajador.

CONTRATO DE TRABAJO

En un contrato de trabajo figuran los acuerdos fundamentales de la relación laboral, y por tanto, es determinante a la hora de resolver cualquier tipo de duda o problema que pueda surgir en el trabajo. Pero, más allá, es una herramienta que garantiza los derechos del trabajador a todos los niveles.

Sin embargo, a la hora de buscar trabajo, debemos tener claro que no todos los contratos son iguales, y, peor aún, en algunos casos se nos puede proponer trabajar sin ningún tipo de relación contractual. Esto, inadmisible y punible, desafortunadamente sigue dándose, en buena medida a partir de la necesidad de las personas por obtener ingresos.

Pero, un trabajo sin contrato acarrea una serie de consecuencias muy graves para el trabajador.

Que te puede ocurrir por trabajar sin contrato

Hay que señalar que, como hemos indicado, se trata de un tipo de trabajo ilegal que se encuentra tipificado en el código penal. Esto significa que es punible para el empleador, pero, que también puede llegar a serlo para el propio empleado. Esto es algo que se olvida, y que, sin embargo, tiene su importancia creciente, y, puede acarrear problemas serios con la justicia.

Además de lo anterior vamos a ver las principales consecuencias de trabajar sin contrato.

No cotizarás a la Seguridad Social

Esto es una consecuencia muy grave. El hecho de trabajar sin contrato lleva consigo generalmente la ausencia de cotización a la seguridad social. Por tanto, durante el tiempo que desarrolles ese trabajo, no estarás cotizando para tu futura pensión de jubilación, pero, tampoco para las bajas médicas, ni mucho menos para el desempleo. Es decir, te encontrarás en una situación de desamparo absoluto en relación a los derechos que la cotización a la seguridad social proporciona.

No podrás acceder al paro o subsidio de desempleo

Incluida en la anterior, esta es una consecuencia realmente grave, sobre todo para quienes asumen trabajos temporales o estacionales sin tener un objetivo claro de encontrar empleo.

Al trabajar sin contrato, y no cotizar a la seguridad social, no se contabilizará el periodo trabajado para sumar tiempo, que, se exige para poder acceder a dichos subsidios.

Se anulan tus derechos laborales

Si las dos consecuencias anteriores eran graves, esta es tanto o más. Al aceptar un trabajo sin contrato automáticamente estás renunciando a todos sus derechos laborales. Por ejemplo, si la empresa deja de pagarte, aunque podrías tratar de buscar una solución legal, va a ser muy difícil ya que los ingresos no declarados se consideran dinero negro.

Más aún, ante cualquier situación de imprevisto dentro del trabajo, por ejemplo un accidente, no vas a tener una cobertura que si tendrías en un supuesto contrato. Es decir, estarás absolutamente desamparado tanto desde el punto de vista médico como, posteriormente, desde el punto de vista económico ya que no tendrás derecho a prestación alguna.

TRABAJAR SIN CONTRATO

Todo esto sin olvidar que derechos sociales relacionados con el trabajo, o, cuestiones como la reclamación de indemnizaciones por despido, puede ser perfectamente vulnerados ya que no existe una relación contractual que los refrende, y a la que se pueda acudir en los juzgados en caso de necesidad.

Mucha gente se ve empujada, sobre todo en épocas de crisis, aceptar empleos de escasa calidad, o incluso trabajos basura. Es obvio que cuando la necesidad aprieta surge la falta de escrúpulos que lleva a ofrecer trabajo en estas condiciones. Algo similar ocurre con el trabajo sumergido, en el que, no se ofrece contrato y se reduce al trabajador a una mano de obra sin derechos, sin garantías y sin seguridad. Desde luego, y respetando las decisiones personales en función de la necesidad, nunca debería aceptarse un trabajo sin contrato legal.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *