El S&P 500 cierra en máximos históricos tras el mensaje de la Fed

La Fed señaló que tomará las medidas que sean necesarias para sostener la expansión

César Vidal / Sergio García
Bolsamania | 20 jun, 2019 13:56 - Actualizado: 22:27
traders-realizando-operaciones-wall-street
Traders. Reuters

DOW JONES

26.189,070

17:01 21/08/19
0,87%
226,63

Wall Street ha registrado ganancias de casi el 1% (Dow Jones: +0,94%, S&P 500: +0,95%; Nasdaq: +0,80%) después de que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) adoptara este miércoles un enfoque más acomodaticio en su política monetaria de cara a los próximos meses. El S&P 500, que cerró este miércoles en 2.926 puntos, ha igualado al cierre su máximo histórico de 2.954, con un máximo histórico intradía de 2.958,1. Todo ello mientras el petróleo se ha disparado un 5% por la tensión geopolítica entre Irán y EEUU en el estratégico Estrecho de Ormuz.

"El Comité sigue considerando que la expansión sostenida de la actividad económica, las fuertes condiciones del mercado laboral y la inflación cerca del objetivo simétrico del 2% son los resultados más probables, pero las incertidumbres acerca de esta perspectiva han aumentado", señaló el banco central en su comunicado.

Por ello, eliminó la referencia a que será "paciente" a la hora de establecer su política monetaria y ha añadido que "a la luz de estas incertidumbres y debido a las nulas presiones inflacionistas, el Comité supervisará de cerca las implicaciones de la información entrante para la previsión económica y actuará según sea necesario para sostener la expansión, con el objetivo de un fuerte mercado laboral e inflación cerca de su objetivo simétrico del 2%".

El presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, fue el único miembro con derecho a voto que votó en contra del comunicado, al considerar más adecuada una rebaja de tipos de 25 puntos básicos.

LA GUERRA COMERCIAL SERÁ DETERMINANTE

El banco central señaló que la economía ha pasado de crecer a un ritmo "sólido" en marzo a un ritmo "moderado" en mayo. Además, rebajó de manera importante su estimación para la inflación en 2019. En el caso del IPC subyacente, hasta el 1,5% desde el 1,8%.

Cuestionado sobre la previsión del mercado de que la Fed recortará los tipos en julio y septiembre, Powell afirmó que no es correcto "sobre reaccionar al sentimiento del mercado" y que en la próxima reunión tendrán "mucha más información" sobre el principal factor de incertidumbre: la guerra comercial entre China y EEUU. Sin citarlo directamente, el banquero central se refirió al esperado encuentro que mantendrán Donald Trump y Xi Jinping durante la cumbre del G20 que se celebra a finales de junio en Japón.

Por último, Powell fue muy claro al comentar las críticas que está recibiendo por parte de Trump, que desea una bajada de tipos en EEUU y se ha planteado degradarlo de su puesto de presidente hasta su anterior puesto de gobernador. "La ley es clara, mi mandato dura cuatro años y tengo intención de cumplirlo", aseveró Powell.

ECONOMÍA Y OTROS MERCADOS

En el frente de datos macro, este jueves se han publicado los datos de paro semanal, que se han situado ligeramente por debajo de lo esperado y siguen indicando fortaleza en el mercado laboral. En negativo, el índice manufacturero de la Fed de Filaldefia ha bajado hasta 0,3 desde 16,6, muy por debajo del 11 esperado.

En otros mercados, el petróleo West Texas ha repuntado con fuerza un 5,8% al cierre del mercado estadounidense, hasta 56,88 dólares, después de que Irán haya derribado un dron de EEUU sobre el estrecho de Ormuz. Este nuevo incidente tensa aún más la relación entre ambos países y, al mismo tiempo, da alas al crudo gracias a la incertidumbre geopolítica que representa.

Desde Washington, Donald Trump, preguntado por los periodistas sobre un posible ataque a Irán, ha señalado que "pronto lo descubrirán". Además, unas horas antes, desde su cuenta de Twitter, ha mandado un mensaje claro al régimen persa: "Ha cometido un gran error".

Por su parte, el euro se ha apreciado un 0,6%, hasta 1,1293 dólares. Y en el mercado de deuda, la rentabilidad del bono estadounidense a diez años ha bajado hasta el 2% y se mantiene por debajo de la del bono a tres meses, que se ha situado en el 2,13%. El hecho de que la curva de tipos entre estas dos referencias se mantenga invertida anticipa un frenazo económico importante tanto en EEUU como en el conjunto del sistema económico mundial.